Presentación en el templo

San Pablo





Presentación en el templo Al cumplirse los cuarenta días después del nacimiento, los padres de Jesús subieron con él a Jerusalén, tal y como indicaba la ley. En el Templo, con la luz cayendo desde lo alto, debía realizarse una doble ceremonia: de un lado la purificación de la madre; de otro, la presentación del Hijo ante Dios.

El sentido de la ceremonia de la purificación debe entenderse conforme a la mentalidad del pueblo de Israel, tal como se expresa en muchos pasajes dela Biblia: todo lo relacionado con la aparición de una nueva vida sobre la tierra tiene un carácter muy sagrado, en particular cuando se trata de un primogénito, de una criatura que perpétua la Alianza. Dios pide entonces el reconocimiento explícito de qu toda vida viene de Él. Por esta razón, la ley pide la purificación de la Madre, es decir, su acercamiento a Dios, a la fuente de vida que había dado fecundidad a su seno.

Todo este conjunto de símbolos y ceremonias tienden a expresar lo mejor que pueden una profunda certidumbre: que la razón última de una existencia concreta hay que buscarla en Diois,que el individuo trasciende a su familia, a su sociedad, a su tiempo; que su vida es sagrada e irrepetible, una vocación personal al encuentro con Dios.


Altar mayor