Un paso más....

UN PASO MÁS.....



La discoteca nueva de Cogeces del Monte, nació como una necesidad de mayor libertad, sobre la anterior discoteca arrendada; una necesidad de la juventud, verdadera protagonista en ambas.

Como la anterior discoteca no era propia, no se podían hacer mejoras o variaciones sin perderlas. Era necesario portanto un edificio propio.

Y claro, hubo de empezarse desde cero, lo primero era la elección del solar. Teníamos dos opciones; un terreno dentro del conjunto municipal de las piscinas, donde se hallaba el lavadero, (hoy inexistente) con todas las faciliaddes para escoger el terreno necesario, y el otro solar era en la Plazuela de los Espejos, donde está la seleccionadora y perteneciente a la Cooperativa Agrícola del Campo.

A través de reuniones en el salón de baile, la junta exponía los pasos dados en el proyecto. Por votación de los asistentes se eligió el terreno de la cooperativa, nos encontramos, por estar más céntrico y ser más cómodos.

Pero al querer comprar el terreno de la Cooperativa, nos encontramos, con que no nos le podían vender. La única solución posible, para obtener el terreno, era pertenecer a la Cooperativa, u así se hixo. Casi la totalidad de los vecinos se hizo socio de la Cooperativa, por cabezas de familia, primer requisito para que los hijos fueran socios de la discoteca.

La Junta elaboró unos estatutos para la sociedad de baile y tras muchas sesiones se terminaron. Después se presentaron en una asamblea a los jóvenes y quedaron aprobados.

Todo esto llevó su tiempo, muchas horas de trabajo, los roces y las críticas que siempre deben haber, produjeron un desgaste, de los doce o catorce que formamos la primera junta, al empezar la construcción del edificio, sólo éramos cinco.

La construcción trajo lo suyo, haciéndose cambios y renobaciones sobre el original, por los paliativos que presentaba, a la hora de llevarla a la práctica según los planos; y se varió el esqueleto de hormigonado por el de hierro, y se hizo de cúpula, por darla una originalidad arquitectónica, así como mayor capacidad de aire y mejor ventilación, y se desistió de un tercer pisopor su elevado coste.

Lo ideal hubiese sido tener una reunión para cada decisión con los socios, pero os podeis dar cuenta de la innumerable cantidad de gente que interviene en una obra de estas proporciones y seguramente, de haberlo hecho así, aún estaríamos teniendo reuniones para elegir a unos u otros.

Después de estas vicisitudes está hecha, que es lo importante, y es nuestra. Debemos mejorarla entre todos, participando más, criticar constructivamente y ofrecer ideas; que no se nos muera fuera delas fiestas patronales o navideñas. Yo estoy seguro de que podremos lograrlo.

J.J.A.A.

Entrevista a Esteban Villar Arribas, anterior artículo Ir a las portadas de los números 1 al 10 Las ágedas, siguiente artículo de este número