Portada del número 4
Fotos originales

Nº 4 Abril 82

Un hombre fue
clavado en la Cruz
en medio de unas sombras
densas de ideas y
de sentimientos.

Nadie sabía con certeza por qué era ajusticiado, condenado y muerto con el signo y las formas de tanta vileza.

No se podía morir de muerte más baja y vil.

Ahí está.
Con los labios cárdenos vallados y cerrados.
Con los brazos abiertos para el abrazo.
Los pies clavados paro no poder huir.

-¿El amor al hombre tal vez? - El amor al hombre, seguro. El hombre está por encima del sábado y por encima de las estrellas.

LE LLAMABAN MAESTRO
Se llamaba Jesús. Le llamaban Maestro.
Decían que todo lo había hecho bien. Decían que se había compadecido de todos los miserables de su tierra.
Nació en un establo (cuadra) pudiendo nacer en un palacio.
Hoy ya lo veis, muere en esa cruz donde sólo mueren los hombres miserables y traidores.
- Es que se hizo Hijo de Dios.
- Es que era Hijo de Dios.
- Es que no guardaba el sábado.
- Es que por encima del sábado está el hombre. Y a Él le interesa el hombre.

No hay argumento ni razón.
Le han clavado sin razón y sin argumento.
- Pero Él ahí está.

Tú y yo estamos por encima de las estrellas.

Y Cristo, el Maestro lo sabe. Y sólo El podía morir por este hombre, para que siguiera por encima de las estrellas, lejos infinitamente del polvo y del lodo.

- Entonces es el Liberador del hombre.

Es liberador y salvador.
Con Jesús el maestro, el hombre recobra su dignidad, perdida mil veces, mil veces asumida y restaurada por Él.

Cristo en la Cruz. Yo por encima de las estrellas.
Me siento libre.
El se siente clavado....

G.A.



Selecciona los artículos de este número

La historia es vida Nuestro centro cultural
Cita con los jóvenes Educación
Poema:Canta, labrador Deportes
Noticias




Ir a las portadas de la 1 a la 10