La historia es vida

- VII -

Dio licencia la Orden para hacer traslación el año 1552 siendo Prior de aquel convento Fray Martín de Angulo profesor de nuestra señora de Guadalupe, que después fue confesor de la Princesa Doña Juana hija del Emperador Carlos V, hermana del rey D. Felipe II.
Los Duques de Alburquerque, que viven de ordinario en la villa de Cuellar, llevaron mal esta traslación porque se les quitaba la comodidad de gozar mas libremente de la santa imagen... Procuraron estorbarlo con muchas diligencias, las razones de hacerlo eran tantas que vencieron a las suyas, y sus deseos en el mismo lugar de la cueva pusieron otra imagen de la Virgen, donde también se dice misa, y por la devoción de la primera hace también la nueva imagen

milagros sanando de fiebres agudas, y otras dolencias, donde se ve que la fe es el principal instrumento y lo que nuestro Señor pide para mostrarnos lo que nos ama, levantando con esto nuestra esperanza, y enseñándonos que si nos fiásemos de él, veríamos cosas mayores como él no tiene prometido: hace esta casa muchas limosnas a la puertas y en dos años años de necesidad socorren con mayor lagueza a los pobres, y nuestra Señora aumenta todo y sustenta.

Hasta aquí es la historia del P. Sigüenza

De las ruinas hoy existentes apenas se puede apreciar algo de las construcciones cisterncienses queda la cripta de la vieja iglesia, o sea "la cueva tradicional", semi hundida, las bóvedas del claustro.
Edificaron los hijos de Sacramenia el monasterio en la vertiente del cerro, y para ello tuvieron que hacer en la cuesta, tres grandes escalones, de modo que los mismos pisos bajos de ciertos recintos se hallaban a la altura de cubiertas de los inmediatos asentados en el escalón de más abajo.
La iglesia vieja estuvo, pues, sobre la cueva de la Virgen y aprovecharon la gruta para la cripta el templo, fabricando allí una verdadera iglesia subterránea. El claustro que daba al norte del templo y por consiguiente en plano inferior al de ésta. El piso de la Iglesia vendría a un andar con el tejado o acaso terraza, que trasdosará al claustro, y las galerías que él se hallaban al piso llano con el suelo de la cripta o cueva de la Virgen, a donde se baja por los escalones o "gradas" de que habla el padre Sigüenza.



La portada principal del periódico número 8 Ir a las portadas de los números 1 al 10 Pleno del ayuntamiento, siguiente artículo de este número