La historia es vida

III

Las escrituras que había en Nuestra Señora de la Armedilla, después de la desamortización de Mendizábal, junto con gran cantidad e libros, se trajeron junto a la iglesia.

Allí por ignorancia , incultura, se fueron quemando los libros como calefacción para la casa, algunos pergaminos se vendieron a los gitanos en sacos , por quitarles de in medio y hoy es imposible saber su paradero, si es que existen.

No queda absolutamente nada de la biblioteca de este convento, y es una pena porque la tuvimos entera sin dar cuenta.

Imagen original del periódico
Tampoco debemos escandalizarnos demasiado con este suceso porque como ya veremos a lo largo de la historia del monasterio, y del pueblo, se han cometido atrocidades iguales en ignorancia y nadie estamos a salvo de ellas. Cogeces tiene una gran riqueza histórica, pero todo es leyenda, porque no hemos conservado nada.

Hace un tiempo, cuando vino como párroco a esta Iglesia de Cogeces D. Gabriel Martín encontró los libros de la Iglesia en la sacristía en un estado lamentable, mezclados, revueltos y muchos enmohecidos, les sacó de allí, les ordenó y cuidó. En uno de los libros de bautismo más antiguo, halló una serie de apuntes, a veces biografía y otra historia, de D. Juan de Rodrigo, cura natural de este pueblo, regente de esta parroquia desde 1.635 hasta 1.650 escribió "Como estuvo en esta iglesia asta el año del Sr. del setecientos y catorce, que la llevaron los de Coxeces a la cueba de Armerilla, por huir del los moros, como se apareció el año novecientos y treinta que sirbieron asta el año de 1147, quetro sacerdotes, entonces se dio a Fray Raimundo, abad de Sacramenia, estuvieron ocho años, como desampararon el convento y volvieron sacerdotes asta el año de 1402, que esta tierra era del infante don Fernando hixo del rey don Juan el primero, nieto de don enrique el bastardo, que ser hermano de don enrique tercero, o que dio

Imagen original del periódico dono asta en tiempo de Enrique cuarto, que se dio esta tierra a don Baltasar de la cueva, primer duque de Alburquerque, no lo rehizo, puso frailes qerónimos que vinieron de la Mexorada, hicieron la Iglesia y pared de la puerta, que fue de mucha esencia; ha hecho la imagen infinidad de milagros. Esto he dicho para los venideros y personas curiosas que gusten de las antigüedades de este lugar:"

En el próximo número , comentaré y alcararé más detenidamente este relato, pues puede dar lugar a controversias de veracidad de alguna de las fechas mencionadas.

J.J.A.A.



Portada del periódico número 4 Ir a las portadas de los números 1 al 10 Nuestro centro cultural, siguiente artículo de este número