Jorge Guillén
Hemos querido sumarnos al homenaje, que hace pocos días se dio a este gran poeta universal, paisano nuestro, en Valladolid, desde las páginas de este humilde periódico.
Ya sé que para muchos su nombre os resultará totalmente desconocido, y es por eso, que quiero que la conozcáis. Me gustaría que leyerais algunas de sus obras: "Cántico" o Clamor; en verdad que vale la pena.
Jorge Guillén nació en Valladolid el 18 de Enero de 1983. Estudió bachillerato en el Instituto de Valladolid y de Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid. En 1913 se licenció en Letras por la Universidad de Granada; en 1924 se doctoró por la de Madrid. Antes de doctorarse, fue lector en la Soborna de París (1917-1923). En París se casó el 17 de octubre de 1921 con Germaine Cahen. Catedrático de Lengua y Literatura españolas en la Universidad de Murcia (1926-1929), lector de español en la de Oxford (1929-1931), catedrático en la universidad sevillana (1931-1938). Luego, Estados Unidos: profesor en Middlebury College, Welesley College donde le antecediera Pedro Salinas, como el Soborna y Sevilla Yale University, University or California en Berkeley, Ohio State University, Harvard University (Charles Eliot Norton Profesor o Poetry), University of Pittsburg, University of California en San Diego y la Jolla; y ha enseñado también en México, Colombia y Puerto Rico.
Su primera esposa, Germaine, murió en 1947. En 1961 Jorge Guillén ha elegido la poesía como primera forma de creación en su mundo.

He aquí una de sus poesías: TRÉBOLES.
Cada vez que me despierto
Mi boca vuelve a tu nombre
Como el marino a su puerto.

Este volver a empezar
Cada jornada sin tí,
Esta sensación de mar
Que navego y ya perdí...

Como si voz te alcanzase
Murmura: Amour adoré
¿No puedes oirme? No sé
Vivio estamos en la frase.

¡Qué lejos ayer de hoy!
Hondo ayer: dos fuimos uno.
Hoy no estás y yo no soy.

Gentes que me son extrañas:
Que me creen solo
Sin ver que tu me acompañas.

Así sin ti voy perdido
por entre gentes que anulan
nuestro amor bajo su olvido.

La patria, lejos, en lodo.
Soledades alrededor,
Navidad a pesar de todo:
Hijos, su recuerdo, mi amor.

La memoria, malla a malla,
me cubre armando su mundo.
Interior, mi noche calla.
En tu recuerdo me hundo.

Ya te lo decía yo.
Era imposible el olvido.
Fuimos verdad. Y quedó.

Julio



La historia es vida, anterior artículo Ir a las portadas de los números 1 al 10 Cosillas del pueblo, siguiente artículo de este número