aNTONIO (NUESTRO POETA)
ANTONIO (nuestro poeta)


Envuelta en la lectura de su libro favorito "Imitación de Cristo" del Kempis, encontramos a la Sra. Piedad. Deja el libro sobre la mesa para conversar con nosotros de su marido. En un principio el tema no la satisface demasiado porque se va a ver obligada a revivir recuerdos. Atrás quedó ese trece de Junio cuando nació nuestro Antonio poeta, esos días de escuela donde aprendió a leer y escribir y donde seguramente leyó los primeros versos que ayudarían a crearle ese gusanillo de la poesía. Hizo la mili en Melilla. Años más tarde participa en la guerra civil y le destinan a la zona de Madrid, ocupando el cargo de apuntador de armas. No guardaba mal recuerdo de estos años por tener junto a él a buenos compañeros y buen capitán, al que recientemente en un homenaje dedicó una poesía que Piedad recuerda con mucho cariño.
También recuerda el hecho de que este capitán fuera padrino de su boda.
Su buen humor y una gran resignación aceptaron el hecho de que Pedro escogiera las leyes a quedarse con él y ayudar en las tareas del campo. Tampoco se opuso a que Paquita hiciera Filososía y Letras.
Le gustó la idea de que Eugenia fuera médico hoy especializada en Neurología en Puerta del Hierro. Y más aún le gustó que Jerónimo le acompañara
Para Antonio todo era poesía se inspiraba igual en campos que en gentes que en detalles del pueblo. Para hacer su libro de poesías le bastaron la soledad de la noche y una libreta donde hacía y deshacía los versos que tan cotidianos se nos han hecho.

Sabemos que en su preocupación por la cultura ayudó a formar un grupo de teatro, dirigió un coro, prestó servicio de Juez durante cinco años, que uno de sus vicios era viajar, visitar monumentos y que le encandiló Toledo. Aparte de los aplausos cogezanos escuchó muchos en la mañanas de la biblioteca, Casa Cervantes, donde consiguió hacer grandes amistades que un día añorarán su presencia. Piedad nos cuenta anécdotas como aquella en que un día estando en un bar se acercó un matrimonio y le reconoció como el poeta de Cogeces. Para la compañera y apoyo de Antonio los días se le han vuelto tristes y largos y la soledad llena su vida.
                                ... Y ALEGRAROS COGEZANOS
                                PODEIS ESTAR ORGULLOSOS
                                ESTA OBRA FUE DE COLOSOS
                                YO OS FELICITO PAISANOS.

Estos cuatro versos forman parte de la poesía que dedicó a las piscinas.


¿Aumenta la población?, artículo anterior Ir a las portadas de los números 1 al 10 El balón rueda, siguiente artículo de este número