Entrevista: Día del padre
Imagen original del periódico
El equipo de redacción de Tiempo, con el propósito de conmemorar el día del padre (19 de Marzo), visitó el domicilio de Don Julián Amo Herguedas, padre de familia numerosa, para hacerle esta entrevista.
-¿Cuántos años lleva usted casado?
-Para octubre hace 24 años.
-¿Cuántos hijos tiene usted?
-Once, siete chicos y cuatro chicas.
-Cuando se es padre por primera vez, ¿qué se siente?
-Mucha alegría, ilusión y esperanza. Pero al final sólo queda la esperanza.
-¿Qué diferencia ve usted entre una familia numerosa y una reducida?
-En las familias pasa lo que con las patatas cocidas. Para una familia reducida hay que echar poco aceite y las manchas son pequeñas, estos son los problemas. Para las familias más numerosas hay que echar más aceite, las manchas son más grandes y hay muchos más problemas.
Imagen original del periódico
-¿Se organiza usted de alguna forma para hablar con sus hijos?
-No hace falta organizarse, sino desorganizarse y pillarles de improviso.
-Según está la vida actualmente, con el progresivo aumento del paro ¿cómo ve el futuro de sus hijos?
-Todos los de mi generación y yo hemos vivido tiempos peores, así que para el que valga (sea trabajador) el futuro será bueno y para el que no, será muy negro... como siempre.
-¿Han sido más las alegrías o las tristezas que le han proporcionado sus hijos?
-Mientras son pequeños más las alegrías, pero cuando son mayores más las tristezas.
-Usted y su mujer ¿cómo se divertían? ¿con quién dejaban a sus hijos cuando querían salir?
-Cuando no estábamos con los hijos mirábamos al cielo.
-A la hora de la comida ¿es frecuente que empiecen a comer faltando alguno, o tienen que pasar lista?
-En mi casa casi siempre se empieza a comer faltando alguno pero antes de terminar estamos todos.
Sin pasar lista y sin llamar para comer, no sisendo así cuando vamos a trabajar.
-Nosotros entendemos que el día de mañana usted no tendrá el problema que existe en la actualidad de abandono de los padres por parte de los hijos y de este modo se ven insertos en asilos y residencias.
-Sí, los que tenemos muchos hijos en esto no tendremos este problema, aunque fácilmente puedan olvidarse de nosotros y dejarnos en medio de la calle.
-Para finalizar ¿qué diría de esta página a los hijos que abandonan a sus padres?
-Como decía una leyenda, que los hijos cojan una manta, la partan por la mitad, den media a sus padres y la otra mitad la guarden bien para cuando ellos sean viejos, porque en esto puede que avancemos tanto que a ellos sus hijos ya noles den ni la media manta.
Agradecemos la colaboración de Julián Amo.

El equipo de redacción

Poesía: Creo, Señor, artículo anterior Ir a las portadas de los números 1 al 10 Deportes, siguiente artículo de este número