Imagen original del periódico


        Vamos hacer un balance de la cosecha obtenida por los Agricultores en el año que acabamos de dejar atrás(1981), tanto la de los cereales, como la de las remolachas.

        Comenzando por la campaña de los cereales, recordamos que la sementera de los mismos, se presentó favorable y gracias a que había llovido, no mucho, pero sí lo suficiente, se hicieron buenas labores.

        Gracias a las lluvias que hicieron su aparición a lo largo del invierno y parte de la pñrimavera, hacía presagiar a los agricultores que de seguir el tiempo tan propicio, y debido al estado al que se hallaban los campos de cultivo, que la cosecha sería aún mayor que la del año precedente, que, como todos recordamos, fue bastante aceptable.

        Pero fue a partir del 15 de mayo aproximadamente, cuando dejaron de hacer su presencia las lluvias, esto no fue lo peor, pero fue causa junto con el calor abrasador que todos recordamos durante las fiestas pasadas de "San Antonio", que fueron, o mejor dicho, hicieron que las mieses que estaban comenzando a espigar se agotasen antes de tiempo.

        Por lo que no granaron las mieses como correspondía, y así la cebada parecía más bien avena y el trigo, centeno. Y por si fuera poco, cuando se estaba terminando de cosechar, debido a las tormentas de granizo que azotaron las mieses, a las que pilló las acabó de rematar.

        En cambio en la cosecha de la remolacha, ya desde la siembra, se presentó mejor, les pillaron las lluvias después de la siembra y durante todos los días de calor de la fiesta, pudieron aguantar mejor que los cereales, pues al estar todavía pequeñas no necesitaban tanta humedad.

        Lo que las hizo tirar adelante fue la lluvia de tormenta que llegó en los primeros días del mes de agosto, pero no fue granizo en su mayorría, las peló las hojas hasta dejarlas sólo en los nervios.         Como podemos comprobar, la cosecha de cereales a resultado un 50% menos de lo que se esperaba, y además el producto de mala calidad, por lo que todos los que tenían sembrado remolacha, al ser un año bastante regular de este cultivo, han salvado un poco la situación.

        Esperemos que este año que comienza, tenga mejores perspectivas y que se logre cogiendo una mejor cosecha de cereales y por lo menos la misma producción de remolacha que en la campaña pasada.

Pablo Herguedas

Tradiciones navideñas, anterior artículo Ir a las portadas de los números 1 al 10 Felices Pascuas, siguiente artículo de este número