Reminiscencias

REMINISCENCIAS

Yo, desde bien pequeñito me acuerdo de algunas cosas que quiero consignar aquí. Recuerdo de haber besado muchas veces la mano del Sr. cura que me bautizó y que se llamó D. Cesáreo de la Rúa, cuya estancia en este pueblo debió durar más de treinta años. Tal cariño debió tomar a esta parroquia, que por ella despreció una canonjía que el Sr. Obispo le ofrecía. Después vino a sustituirle D. Frutos de Frutos Gómez natural de Cuellar, que después ganó por oposiciones la plaza de Cantalejo. A continuación vino de párroco D. Pedro Alonso Zamarriego, desplazado desde Santa María de Nieva (Segovia). Posteriormente vino D. Máximo García, que después fue arcipreste de Urueña. A éste le sucedi6 D. Gregorio Sancho, natural de Carbonero el Mayor. A éste le sucedió D. Pedro Nebreda Ortega, de cura regente; adquirió después la iglesia de párroco. A D. Pedro por muerte acaecida el día 30 de mayo de 1941, le sucedió D. Victoriano Román, mas el Movimiento Nacional le llamó a filas teniendo que dejar sola la parroquia a merced de un coadjutor, hasta que nombrado cura ecónomo vino a serlo D. Hilario Sanz y Sanz fundador de Acci6n Católica en este pueblo y hoy es cura párroco de Cantimpalos (Segovia), pueblo que ganó en concurso con el nº 1; aquí regentó la parroquia por espacio de siete años y donde hoy está posee el arciprestazgo. Por último, después de tan prolongada sucesión, hoy ejerce su ministerio sacerdotal el párroco D. Jesús Enjuto Ortega, natural de Olombrada (Segovia). Estos fueron los sacerdotes curas que yo conocí en esta parroquia.
En poder del cura D. Pedro Alonso Zamarriego, se reformó la torre, cuya figura antigua primordial semejaba un taburete, con una espadaña por delante de unos cinco metros de alta, en cuya cúspide remataba la veleta. Dicha espadaña tenía un hueco donde se posaba la campana del reloj gravitando el peso por dos ejes sobre ambas paredes. Al reformar la torre desapareció la espadaña, la torre quedó más baja y el reloj hubo de colocarse suspendido de dos gruesos arcos de hierros incrustados en una colosal viga de madera. Ésta con tan enorme peso hubo de vencer; se desmontó el reloj bajándole del campanario e instándole en el ayuntamiento por concesión del Sr. Obispo y la población, donde rige y señala la hora con perfecta solución.
Arreglada la torre bajo los auspicios del Rvdo. Párroco D. Pedro Alonso Zamarriego cuyo coste fue en aquella época de 12.000 reales (hoy serían duros), se fundieron las campanas aquí mismo dentro de la población siendo alcalde D, Ramón Herguedas Velasco el año 1900. La fundición fue hecha Por los hermanos Meneses: Ramón, Arturo y Eugenio de la fundición "Vizcaya".
Bajo la dirección de D. Pedro Nebreda se erigió el altar del Sagrado Corazón de Jesús y se pusieron al culto las imágenes de la Virgen del Carmen, de Santa Rita, de Santa Teresa de Jesús y de San Isidro Labrador.
A impulsos de D. Hilario Sanz y Sanz, se instaló en la iglesia la luz eléctrica, se fundió una campana, se restauró una rogativa que había abolido la república, se restauró también la tradicional y simpática fiesta de Las Candelas, se fundó la Acción Católica en este pueblo con sus cuatro ramas, se recomenzó la catequesis de los niños ya abandonada, se compraron carteles y estampas de la misma catequesis, se estableció la adoración perpetua entre las mujeres y otras cosas más. En el gobierno de D. Jesús Enjuto Ortega se blanqueó la iglesia, se pintaron las paredes y techo, se arregló la pavimentaci6n cuyo coste fue más de 32.000 pts, se arregló el órgano, se entarimó todo el templo, se llenó de bancos, se decoró la fachada, se edificó el juego de pelota, se alzó el pavimento del mismo cuyo coste fue de más de 35.000 pts del municipio, se estrenó un rico sagrario de metal dorado, se compraron grandes telas moradas para abrir el altar mayor y varias cortinas para cubrir otras imágenes de distintos altares y cruces.
El papa Pío XI murió el día 10 de febrero del año 1939, dejando sucesor de su sede a Pío XII quien declaró dogma de fe el augusto misterio de la Santísima Virgen María a los cielos en cuerpo y alma en su gloriosa Asunción, el año 1.950. Declaró año Santo el de 1950 con su apertura de puerta santa; declaró también el año Mariano con fecha 1.953. Posteriormente, hizo una reforma litúrgica en la iglesia universal en el ciclo de Semana Santa el año 1956.Firmó para la iglesia católica española un libre y bien documentado concordato, que fue lo más selecto entre la Santa Sede y el estado español dando muestras de simpatía entre ambos países. En mis reminiscencias cabe consignar que un día 15 de agosto de 1932 cayó sobre el pueblo una tromba de agua y piedra estando los fieles en misa que tal porción entró por la puerta, que la gente se tuvo que subir al coro y a muchas mujeres hubo que sacarlas a las espaldas por el cementerio, pues había una puerta que daba acceso a él que después fue tapada. Ya en otra ocasión una inundación en otro día 15 de agosto de 1896. También entró bastante agua en la iglesia, pero no llegó a tanto ni mucho menos.
Para finalizar estas quisicosas, consignaré que este año pasado de 1956 se instaló en Cogeces el teléfono público, siendo cura párroco D. Jesús Enjuto Ortega y alcalde Alfonso Esteban Herguedas.

Teodosio Arribas 1957



El problema de los metales, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Historia de la ganadería ovina en Cogeces del Monte, siguiente artículo de este número