Poesía de Beatriz Molpeceres

POESÍA



Son las águedas en Cogeces
un caso espectacular,
todas están en la calle
dispuestas a arrebatar.

Arrebatan a los hombres
que hoy se quedan "solteritos"
pero a cambio los repeinan
y les sacan los cuartitos.

Demuestran su poderío,
desde que nacieron hembras
y este día lo exhiben
en plenitud y en esencia.

Se liberan por un día
de la carga de la casa,
de los hijos del marido
del trabajo y la rutina.

Pero ¿qué es un día...?

Ayer decía en la tele,
una señora bien puesta,
que no hay nada más sensual,
que ver a un varón fregar.

Anímense los señores,
no solo hoy, de por vida,
y verán a sus mujeres
convertidas en gatitas.

Si ustedes barren y friegan,
con amor, con pleitesía,
no habrá dolor de cabeza
para....!ya saben usias!

Así es nuestra plegaria,
¡ponte el delantal marido!
si quieres a tu mujer,
ver despierta la libido.

Demostrado está que ellas,
valen muy bien para todo,
demuestrennnos los señores,
que no son mancos ni cojos.

¡Maridos y delantales,
en Cogeces , ¡qué pasión!,
arde fuego en los hogares,
no da abasto el confesor.

¿Y las solteras que piden
para su futuro varón?
Que sea guapo, atractivo,
noble, valiente, galán,
que mueva bien el cepillo
y que sepa cocinar.







Beatriz Molpeceres



La historia es vida, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Entrevista a Victorino Sacristán y Alejandra Herguedas, siguiente artículo de este número