Poesía


A LA VIRGEN DE LA ARMEDILLA (CONSUELO DE LOS AFLIJIDOS)


¡Cuantas veces el alma desolada
por la lucha diaria de la vida!
¡Cuantas veces totalmente abatida,
volvía a la Armedilla su mirada!.
Y la imagen de siglos venerada
y la Virgen del pueblo tan querida
aquel alma de pena entristecida
de alegría dejaba consolada.
¡Cuantas veces quizás habré soñado
que no habido en el mundo maravilla
ni tesoro más grande nos han dado
que la Madre del Dios humanizado.......
nosotros la llamamos Armedilla
con cariño y pasión de enamorados.

Ventura Mozo (sacerdote)


Sandra Pérez González (7 años de edad)



Entrevista a José Luis Sacristán Andrés, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Fauna y flora, siguiente artículo de este número