Página de humor
PÁGINA DE HUMOR
ESTUDIO CIENTÍFICO SOBRE LOS TIPOS DE PEDO

Todos ustedes, alguna vez en su vida habrán sentido la necesidad de evacuar los gases del estómago. Habrán sentido la necesidad, como vulgarmente decimos, de tirarse un pedo. Pero ¿se han preguntado cuantas clases de pedos hay?.
Después de muchos estudios y tras consultar a numerosos especialistas, el catedrático Don Pedoncio Recto, de la Facultad de Medicina de "Buenos Aires" ha establecido la siguientes clasificación:

El pedo común:

Es el pedo que viene bien en cualquier ocasión. No tiene tanto olor como otros, porque la persona afectada, no se lo tira con tanta furia. Es el típico pedo que te tiras cuando vas caminando por la calle. Quieres que salga despacio, pero te traiciona.

El pedo de salón:

Estás en la mitad de la fiesta y sufres un apretón inesperado. Sabes que no puedes llegar hasta el baño y entones, qué mejor que irse a un rincón del salón, hacerse el despistado, mirar para otro lado, levantar levemente la patita, procurar que no se te vaya la mano con el ruido y: ¡Bienvenido el pedo de salón!

El pedo que se disimula con la tos:

También llamado, pedo de oficina. Es el que mejor se disimula. Solo tienes que toser o hacer un pequeño ruido en el mismo momento en el que lanzas la andanada. Lo que no se puede disimular es el olor.

Pedo con regalito inesperado:

Es el típico pedo jugoso, para los amigos "el caldoso", ese que cuando estás en la calle te complica el día y tienes que entrar corriendo en el primer Bar que se cruce por tu camino. Se trata de uno de los peores ya que deja huella y puede llegar a dejar marca.

Pedo mañanero:

Qué mejor forma de empezar la mañana que con un buen pedo. Ni hablar de levantar la sábana y dejar que su aroma se extienda por el dormitorio. Se trata del llamado pedo egoísta, ya que a nadie le gusta compartirlo y desea aspirar su olor concentrado que va subiendo poco a moco entre las sábanas y el edredón. El problema surge cuando el lecho se comparte y haces partícipe a tu compañera (ro) de tus despertares fogosos.

Pedo que se aplasta con la silla:

Es el típico que te tiras en clase cuando eres alumno de secundaria, o cuando estás jugando al tribial con los amigos. Te deja una burbuja alrededor del culo. Cuando te levantas de la silla: ¡Mama mía.....!

Pedo que te hace doler el culo:

Es uno de los más odiados por la gente. Cuando te lo tiras parece como si te arrancaran todos los pelos del culo. El dolor en algunas personas puede llegar hasta el intestino y puede producir daños internos. Se le suele conocer como el pedo asesino.



La contaminación de las aguas subterráneas por nitratos, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Pequeños inventos, siguiente artículo de este número