Las cartas de la baraja

LAS CARTAS DE LA BARAJA



Tú que juegas a los naipes, nunca pienses en ganar, piensa en las cosas de Dios y verás como te va. Al comenzar el juego, yo considero

En el as, yo considero, que solo hay un Dios y en Él no puede haber más.

En el dos yo considero, aquella blanca belleza, que siendo el Verbo Encarnado, solo hay dos naturalezas.

En el tres yo considero, ésta sí es cierta y clara, las tres Divinas Personas de la Trinidad Sagrada.

En el cuatro considero, lo que veo desde lejos, cosa que manda la Iglesia, rezar los cuatro Evangelios.

En el cinco considero y siempre considerando, las cinco llagas de Cristo, de pies, manos y costado.

En el seis yo considero, como carta tan hermosa, la muerte y pasión de Cristo, afligida y dolorosa.

En el siete considero, para que nos sirva de guía, válgame el Divino Dios y la Sagrada María.

En el ocho considero, en el arca de Noé, aquellas ocho personas que se salvaron con él.

En el nueve considero, cuando la Virgen María estuvo los nueve meses, en cinta y en alegría.

En la sota considero, aquella mujer piadosa, que con su toca limpió, a Jesús su cara hermosa.

En el caballo contemplo, corrido y avergonzado, privado de la gracia, Adán calló en el pecado.

En el rey yo considero, siendo Rey de cielo y tierra, se ha obligado a padecer.

Las cartas de la baraja, ya te las tengo explicadas y la Pasión de Jesús, no dejes de contemplarla.

Agustín García (padre de Carmen Marí García)



La Asunción en el Niger, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Santurce, siguiente artículo de este número