Fauna y flora
El Cangrejo de río.- Crustáceo decápodo de agua dulce perteneciente al género Astacus. Alcanza un tamaño de 10 centímetros y tiene apéndices diferenciados que le sirven para diferentes funciones. Su cuerpo está cubierto por un exoesqueleto quitinoso, endurecido, excepto en las articulaciones, donde es delgado y blando para permitir los movimientos. Su cuerpo está formado por un cefalotórax anterior rígido y prolongado en un rostro puntiagudo, y un abdomen posterior articulado que termina en un amplio abanico que constituye el telson. Debajo del rostro hay un par de ojos compuestos pedunculados. Posee un par de antenas y anténulas, siendo éstas órganos sensoriales que reciben estímulos del ambiente.
El primer par de apéndices está provisto de gruesas pinzas destinadas para la defensa, los cuatro pares restantes las utiliza para la locomoción. Su respiración es branquial. La puesta se realiza en otoño; el nuevo individuo tiene que sufrir una serie de mudas antes de llegar al estado adulto. Viven en los ríos y arroyos de las zonas calizas. En nuestro pueblo cuando llevaban agua las arroyos era bastante abundante y desgraciadamente prácticamente han desaparecido. Daba gusto verlos en la fuente cuando se bajaba por agua. Es un caro precio el que ha pagado el cangrejo por los regadíos.

El Carrizo.- Phragmithes australis.- El carrizo es una gramínea de caña hueca, grande y robusta. Posee un rizoma largo y leñoso del que surgen unos tallos rígidos de 0,5-2,5 cm. De diámetro y 1-5 metros de altura. Las hojas se sitúan insertas a lo largo del tallo. Son parecidas a las del maíz; de 1-4 cm. De anchura, con larga vaina hendida y lígula reducida a una línea de pelos todos iguales, ásperos en los bordes. La inflorescencia es una panícula larga y plumosa, con espiguillas de 10-16 mm. provistas de pelos sedosos de 1 cm. de largo, al principio de color rojo oscuro y más tarde pajizo. Florece de julio a septiembre.
Crece normalmente en aguas poco profundas, cenagales o en el borde de los ríos y arroyos. El carrizal tiene un importantísimo valor ecológico. A su amparo crían multitud de especies orníticas como carriceros, fochas, aguiluchos laguneros, y gran variedad de anátidas. Con los tallos secos se fabrican techumbres, esteras y cortavientos. En nuestro pueblo ya no es tan abundante al haberse secado las arroyos en años anteriores, pero el término donde más abundaba era en el denominado Carrizal, al cual debe el nombre dicho pago. Todavía queda algo pero donde si lo hay seguro es dentro de una de las balsas ecológicas.


Poema a San Isidro labrador, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Historia del siglo XIX, siguiente artículo de este número