Fauna y flora

FAUNA Y FLORA



El Pico picapinos- Picoides major.- Es un ave de unos veintitrés centímetros con un peso de unos ochenta gramos. Pertenece a la familia de los picidae. Bigoteras negras de fuerte contraste, prolongadas hasta la nuca; parte inferior blanca, infracoberteras caudales rojas, manchas blancas en los hombros y franja roja en la nuca; la hembra carece de rojo en la cabeza; los jóvenes, con lista verticilar roja. Voz de reclamo como un rudo <<quic>>; en la época de cortejo un ronco <<rerrerre>>; tamborileo de unos 0,5 segundos de duración, con percusiones cada vez más rápidas. Se suele encontrar en bosques, parques y jardines. Su alimentación la basa en insectos de la corteza de la madera y de sus larvas; en invierno también nueces y semillas de coníferas, que casca sujetándolas entre horquillas de ramas o hendiduras de la corteza de los árboles; también savia.
Cría de mayo a julio poniendo de cinco a siete huevos, los cuales tarda en incubar doce días y permanecen en el nido de dieciocho a veintiún días. Nidifica en agujeros de los árboles. En nuestro pueblo se le suele ver frecuentemente sobre todo en los pinares y se escucha el tamborileo al golpear el pico contra los troncos de los árboles.

El Junco Agrupado.- Scirpus holoschoenus L.-Es una planta vivaz de la familia de las cyperáceas con tallo de sección circular desprovisto de hojas; estas se han reducido a unas vainas situadas en la base, que al envejecer dejan un retículo fibroso. Las cyperáceas carecen de pétalos o sépalos obvios, pero los estambres y los estilos, que se encuentran separados en la mayoría de las especies, están rodeados de una escama pequeña denominada gluma, importante para la identificación. La inflorescencia es lateral, formada por cabezuelas globosas que agrupan numerosas espiguillas de 2,5 a 4 mm. Las glumas son ciliadas en el borde y la quilla. El fruto es una cápsula de color pardusco. Florece entre la primavera y el verano. Se suele hallar en zonas húmedas y lugares donde, algún día, el agua estuvo presente de forma habitual. Los tallos se emplean en cestería. En nuestro pueblo los podemos encontrar cerca de las fuentes principalmente y recuerdo que de niños solíamos cogerlos para hacer trenzas con ellos y jugar con las mismas.


Entrevista a Victorino Sacristán y Alejandra Herguedas, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 El viñedo, siguiente artículo de este número