Fauna y flora

FAUNA Y FLORA



El Mosquitero común.- Phylloscopus collybita.- Es un ave de unos once centímetros con un peso de tan sólo nueve gramos, pariente muy cercano del mosquitero musical y muy parecido a él, aunque no tan amarillento sino más tirando a pardo oliváceo; las piernas siempre oscuras. El macho igual que la hembra con una voz de reclamo monosilábico y delicado como un <<hiid>> aspirado. El canto una estrofa de dos elementos alternos como un <<zilp-zalp-zelp-zilp-zalp>>. Suele habitar en los bosques claros de fronda y mixtos, jardines y parques. Su alimentación es a base de insectos y arañas. Cría durante los meses de abril a junio, poniendo de cinco a seis huevos los cuales incuba durante catorce días, permaneciendo en el nido trece días.
De una a dos puestas al año. Nido esférico cerca del suelo. En nuestro pueblo se le puede ver regularmente ya que persiguen a los insectos con gran ahínco incluso hasta que están extasiados, habiendo podido comprobar un día que uno no se movía de donde estaba porque se hallaba cansado y se dejó acercar para hacerle una foto, no dejándose hacer más y echando a volar. Son de un gran beneficio pues se alimentan solamente de insectos.
La Seta de los Caballeros.- Tricholoma auratum.- Tiene un sombrero de entre 7-12 centímetros de diámetro. En su juventud ligeramente convexo y con un mamelón achatado, más tarde se aplana y su borde se curva hacia adentro. Color amarillo vivo y cubierto con escamitas pardo oliva y amarillo oscuro. Cutícula separable que con la humedad se vuelve viscosa, pero pronto se seca. Láminas de longitud variada, ventrudas, compactas y libres o escotadas. Su color va del amarillo limón al amarillo azufre. El pie tiene una altura de 4-6 cm. Aproximadamente y es macizo, fibroso, carnoso y de forma cilíndrica. Su color es el mismo del sombrero. El color de la carne oscila entre un amarillo intenso y un amarillo ocre. Olor algo harinoso. Se encuentra principalmente en bosques de coníferas y más escaso en bosques de frondosas. Se puede confundir con el Tricholoma sulphureum, el cual no es comestible, y huele fuerte y desagradablemente a gas ciudad. Es un excelente comestible y muy apreciado aunque debe quitársele la cutícula. Desgraciadamente en nuestros pinares es difícil encontrarla pero si la podemos encontrar en los de los pueblos de alrededor como Montemayor, Torrescárcela, Cuéllar, etc.


Poesía Por mis queridos amigos...., artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 El problema de los metales, siguiente artículo de este número