¿EN QUÉ AÑO Y SIGLO ESTAMOS?


Quisiera contestar a Fidencio Vallejo sobre el artículo publicado en el nº 116 y que hacía referencia a cuándo comenzaba el milenio, si este año o el que viene. De esto ya han escrito mucho mentes muy sesudas que no se ponen de acuerdo, aunque cada una expone sus razones y todas válidas. El asunto es demasiado complejo y lo mejor que podemos hacer es volverlo a celebrar el año próximo y todos tan contentos.
Lo que yo quisiera decirle a Fidencio es que el siglo XXI, ni comenzó este año ni comenzará el próximo, sino que de hecho ya estamos desde hace varios años en el siglo XXI, según los últimos descubrimientos de los historiadores.
La historia es la siguiente: hacia el año 524 d.c, el monje Dionisio el Exiguo, (apelativo debido a su baja estatura) destacado canonista y escritor eclesiástico, que residía en Roma, fue quien primero instauró la serie de los años partiendo del año del nacimiento de Cristo. Parece ser por investigaciones históricas, que se equivocó y lo estableció con cuatro años de retraso. Lo que quiere decir que estaremos de hecho en el 2004. Dionisio tomó como referencia la Era Romana que había comenzado con la fundación de Roma el año 753 a.C. y ahí es donde cometió el error al calcular; Dionisio puso como fecha del nacimiento de Cristo el año 754 de la Era Romana, (el primero de la Era cristiana) y no el 749 como parece que fue.
La historia del calendario es muy curiosa, vayan estas referencias. Al calendario actual se le denomina gregoriano porque el año 1582 el papa Gregorio XXIII hizo una reforma al calendario anterior denominado juliano, también en referencia a Julio Cesar. La reforma del papa Gregorio consistió en pasar del jueves 4 de octubre al viernes 15 de octubre, es decir, que aquel año tuvo 355 días. La razón era que el calendario anterior venía arrastrando un error de 11 minutos anuales, lo que equivalía a 10 días que fueron los que quitaron.
Será por esto, que la fiesta de Santa Teresa se celebra el día 15 de octubre y no el 4, que es la fecha exacta en que murió, (1582).
Julio Cesar también hizo importantes reformas al calendario anterior, tan importantes, que a aquel año se le llamó "Annus confusionis", (año de la confusión) era el año 45 a.C. Solamente hay que recordar que los años hasta entonces tenían 354 días y que el año empezaba el 1º de marzo.
El mismo año de la muerte de Julio Cesar, Marco Antonio dio el nombre de "Julius", (julio) en honor de su antecesor, al mes "Quintilis", (el quinto). Poco tiempo después, siendo emperador Octavio Augusto, el Senado de Roma decidió substituir el nombre "Sextilis" (el sexto), por "Augustus", (agosto) y además ponerle 31 días, que hasta entonces había tenido 30. Con estos cambios trastocaron el orden que hasta entonces habían tenido los meses del año, recordemos que el año comenzaba en marzo.
Por último, cabe decir que al calendario actual habrá que ajustarle en el futuro, ya que lleva un retraso de 14 segundos anuales, pero esto es otra historia que nosotros con toda seguridad no conoceremos.

Arsenio Arribas



Cuentas parroquiales 1999, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Noviazgo y boda en los años 50, siguiente artículo de este número