Entrevista a Carlos Herrero Arribas
ENTREVISTA


Me llamo Carlos Herrero Arribas. Nací el 15 de agosto de 1943 en la calle Mayor. Mis padres se llamaban Fructuoso y Antonina. Tuvieron 7 hijos: Asteria que murió con un año y pico, Fidencio, Sara, Castor, Luni (falleció) y Fructuoso. Yo fui el tercero.
Mi padre trabajó siempre de guarda de campo desde que vino de la Guerra Civil. Estaba contratado por la Hermandad de Agricultores y Ganaderos y tenía la misión de vigilancia en el campo. Podía imponer multas o denunciar si alguien cometía una infracción. Llevaba siempre una carabina. De él recuerdo su bondad. Mi madre Antonina era ama de casa.
Me llamo Teresa García Casado, nací el 6 de mayo de 1947 en Valladolid. Mis padres se llamaban Cesarea y Valeriano. Tuvieron 4 hijos: Amparo, Valeriano murió de accidente laboral con 31 años y Cruz. Yo soy la tercera. Mi madre era de Valladolid y mi padre de Campaspero. Mi padre comenzó trabajando en las canteras de Campaspero como cantero y luego se pasó a trabajar como caminero en la carretera. Cuando entró le destinaron a Cogeces y aquí se vinieron a vivir.
Mi padre trabajaba en la zona de Cuellar hasta Quintanilla. Le tocó arreglar baches, limpiar cunetas, machacar piedra con porrilla y colocarla en la carretera. Mi madre era ama de casa pero hacía de todo: lavaba para fuera, hacía morcillas, pelaba pancillas, chicharrones, iba a asistir a las casas. Fue una mujer que trabajó mucho.

INFANCIA:
Habla Carlos: fui al colegio con Don Valentín y luego con Don Arturo. En el colegio aprendí las cuatro reglas y la pena fue que mi padre nos sacaba a los hermanos para ir a trabajar. No pude aprovechar el tiempo de la escuela porque me necesitaban en casa. A la escuela fui temporadas, pero no de continuo.
Habla Tere: vine a vivir con mis padres al pueblo cuando tenía meses, viví donde hoy tiene la casa Laurino. Mi maestra fue Doña Gila y entré a la escuela con 6 años. Mi recuerdo de la escuela es muy bueno y lo que más me gustaba eran la matemáticas, hacer problemas. Con 10 años trabajaba haciendo los recados de la farmacéutica Doña Socorro.

JUVENTUD
De la juventud lo que más recuerdo era la afición que tenía a jugar a la pelota de mano con Paco del Ser. Jugábamos en el frontón de la Plazuela. La pelota de mano tenía el corazón de madera, luego estaba envuelta con goma y el exterior con piel (las mejores eran las que tenía piel de gato). El Chaval solía cosernos las pelotas que se descosían. También salíamos en panda y solíamos jugar a la tanga en la calle Mayor. Nos jugábamos 10 céntimos. Otra de las distracciones era el salón de Fili. Ponía discos y en días señalados traía orquesta.
Habla Tere: Los Domingos había cine a las 4 de la tarde en el Salón de Fili, costaba 3 pesetas. Me acuerdo de haber visto "Lo que el viento se llevó", "Molokai", "Alfonso XII". Mi padre ponía los bancos para el cine y recogía los abrigos. El salón tenía sitio para unas 200 personas.

LA MILI
Fue a la mili con 21 años. Me tocó el campamento en Cádiz, en Camposoto, cerca de San Fernando. Una vez terminado el campamento me destinaron a Ceuta, a Regulares. En Ceuta tuve un buen destino, era enlace del capitán. Pero también estuve a punto de morir por negligencia del médico de la unidad. Llevaba tiempo quejándome de dolores en el apéndice y el médico no le daba importancia, hasta que un día no pude más y cuando me vieron me ingresaron de urgencia. Tenía el apéndice perforado y estuve 42 días ingresado.
En la unidad yo era el encargado de llevar el banderín del escuadrón y lo que más me gustaba era desfilar. De Ceuta recuerdo lo reducido de la ciudad, de la gran cantidad de tiendas que había, sobre todo los judíos eran los que acaparaban el comercio. Había muchos productos, de buena calidad y a un precio barato en comparación con la península. Había mucha vida nocturna en la ciudad con gran cantidad de bares.

¿SALISTE A TRABAJAR AL EXTRANJERO?
Al salir de la escuela estuve sirviendo en casa de Doña Elvira. Una tía mía que se llamaba Candelas se fue a Alemania y me reclamó a mi hermana Amparo y a mí. Nos exigieron el permiso de mis padres, yo tenía 18 años y mi hermana 21. Fuimos en tren hasta Madrid y de Madrid a Bon tardamos 3 días. De Bon fuimos a Sturgart y de allí a Garmentinger donde vivía mi tía. Estuvimos alojadas en una residencia de chicas y trabajábamos en una fabrica textil que confeccionaba ropa para niños. Yo estaba en la sección de paquetería. Trabajábamos de 7 de la mañana a 12 y de 1 del mediodía a 5 de la tarde, de lunes a viernes. El sueldo era muy bueno y ganábamos 4 veces más que en España. El alojamiento corría a cargo de la empresa. Después de trabajar un año y medio, nos vinimos al pueblo.

¿CÓMO CONOCES A TERE?
Mi amigo Mariano salía con la hermana de Tere, Amparo y así comenzamos a salir juntos y estuvimos un año y medio de novios. Cuando salías con un chica tenías que ir a presentarte al padre. Yo me presenté al padre de Tere y este me dio un cigarro y me dijo: "me parece bien".
Nos casamos el 18 de mayo de 1968. Nos casó Don Gabriel y nuestros padrinos fueron Pepe y Delfina. La comida la dimos donde Palomo. Al día siguiente de la boda nos fuimos a la Cistérniga en casa de una hermana de Carlos, Sara, allí estuvimos una semana.

¿DÓNDE VIVIS?
Fuimos a vivir a una casa en renta en la Calle Mayor y allí nació Ana. La casa era vieja y tuve que hacer muchos arreglos. Trabajé con Julio de albañil y ganaba 1.500 pts a la semana. Estuve con él un año, pero se acabó el trabajo y es cuando pensamos irnos a trabajar a Alemania. Amparo y Mariano estaban trabajando allí y Tere ya conocía la zona porque había estado antes.

¿DÓNDE TRABAJAIS?
Tere volvió trabajar en la fábrica textil donde estuvo la primera vez. Yo comencé a trabajar de peón y en poco tiempo llegué a oficial encofrador. Construíamos edificios nuevos (solo la estructura de hormigón) y trabajábamos en la empresa españoles y alemanes. Durante los tres meses de invierno no se trabajaba, pero cobrabas el mismo sueldo. Era un acuerdo con la seguridad social alemana que así lo tenía estipulado. Durante el invierno hacía pequeñas chapuzas y así ganaba un suplemento. La verdad es que yo en Alemania estuve muy bien.

¿DÓNDE VIVIS?
Alquilamos una casa para mi familia y la familia de mis cuñados Mariano y Amparo. Estos ya tenían a Jesús y nosotros a Ana. Tere y Amparo trabajaban media jornada y se turnaban para cuidar a los niños. Cuando una trabajaba de mañana, la otra se ocupaba de la casa y de los chicos, y al revés. Siempre estaba una de las dos en la casa. Cuando Amparo se vino a dar a luz de Javi al pueblo, metí a Ana en la guardería.

¿PORQUÉ OS VOLVEIS AL PUEBLO?
Habla Tere: El clima me iba muy mal y cada año que pasaba estaba peor, por el contrario Carlos estaba feliz allí. Estuvimos 4 años y nos volvimos.

CUÁNDO VOLVEIS ¿A QUE OS DEDICAIS?
Cuando llegamos al pueblo yo venía en estado de Raquel y aquí nació, pero con 4 meses se me murió. Yo me quedé en casa y Carlos se fue a trabajar a una fábrica de ladrillos en la Cisterniga. Solo estuvo 8 días, porque enseguida habló con José el suegro de Pauli y se pusieron de albañiles. Cuando estaba trabajando en Cuellar, se enteró que Nati y su hermano Fiden dejaban de vender pescado porque les exigían poner tienda. Fue entonces cuando cogimos el negocio y llevamos ya 26 años.

¿CÓMO FUERON ESOS PRIMEROS AÑOS?
Estando en Alemania compramos el solar y cuando Fiden lo dejó ya teníamos terminada la parte de abajo, la pescadería. En 1975 abrimos la pescadería y ese año nació Marta. Al principio Nati y Fiden nos ayudaron y bajaban con nosotros al mercado de Valladolid para indicarnos los puestos para comprar. Abríamos de Martes a Sábado y fue una época muy buena porque había más gente en el pueblo. Con el tiempo tuvimos que abrir solo tres días a la semana ya que las ventas bajaron.

¿VENDEIS FUERA?
Carlos es el que se encarga de ir a vender a los pueblos. Va a Torrescárcela, Bahabón y Aldealbar. Tiene una buena clientela y ya tiene los sitios donde para y la gente le va a comprar allí. Está contento de los clientes que tiene. La mejor época de venta es el verano.

¿VAIS A COMPRAR EL PESCADO?
Desde el principio hemos ido a comprar el pescado. Comencé con una 4-L, seata, mercedes y ahora la citroen. Salgo a las 5,30 de la mañana y a las 5,45 ya estoy en el mercado. Me gusta darme una vuelta por todos los puestos y ver el género. Luego lo que más me interesa lo compro y siempre me fijo en la calidad. Tengo mayoristas fijos a los que compro el género, pero también tienes que regatear. El duro que te puedas ahorrar en la compra, es el duro de menos que paga el cliente en la pescadería.

¿ES DURO CONDUCIR?
Lo más duro es el invierno. Cuando comenzamos el negocio las carreteras eran blancas y muy mal señalizadas. Los días de niebla y nieve son los más peligrosos. Me acuerdo un año que se nos rompió el radiador del coche un día de nieve y vinimos todo el camino echando agua. Muchas veces teníamos que poner cartones en el radiador para que no se helara.

¿PRECIOS?
En 1975 la palometa estaba a 20 pts, las sardinas a 8 pts, las almejas a 80 pts, la pescadilla a 80 pts y el bonito a 75 pts. Ahora las almejas están a 1800 pts, el bonito a 1400 pts, la palometa a 900 pts. Los precios han subido mucho. Pero también es verdad que el pecado bueno tiene un precio caro. No hay pescado bueno que sea barato. La gente en Cogeces entiende de pescado y les gusta la calidad. Tengo muy buenas clientas y estoy contenta con la gente.

¿TE DEDICAS A LAS PIÑAS?
Desde pequeño ya iba con mi padre a tirar piñas y cuando vine de Alemania seguí con el trabajo. La piña es muy añera y tienes que fijarte bien porque cuando tiras las piñas, el pino te indica la cosecha de 3 años. Se comienza el 11 de noviembre y se termina en abril o mayo. La verdad es que es un trabajo muy duro y peligroso. Tienes que subirte a los pinos y moverte por ellos para tirar las piñas. Ahora subimos con escalera, pero antes subíamos con una vara larga y para eso tienes que estar ágil y tener destreza. Un fallo puede producirte un disgusto grave.

¿LA VENTA?
Suelo tener clientes fijos que vienen a casa a comprarlas, pero también depende mucho del mercado. Cuando hay pocas piñas en el mercado sabes que será buen año, pero cuando el mercado está saturado, los precios son bajos.

¿ERES CAZADOR?
Los hermanos lo hemos heredado de mi padre. Como era guarda estaba mucho tiempo en el campo y cazaba para casa, aunque a veces mucha de la caza la regalaba. Yo aprendí de mi padre y es una de las aficiones que me encanta. Con 14 años ya tenía escopeta, ya que salió mi madre como responsable. Lo que más me gusta es la caza de la perdiz ya que es la más difícil de cazar. Para cazarla hay que observar mucho y andar. Pero también es verdad que la caza en nuestro pueblo ha bajado mucho desde la concentración parcelaria, ya que antes había muchos lindazos y perdidos. Las cosechadoras, herbicidas, la quema de rastrojo, todo afecta a la caza.

¿QUÉ OPINAS DE TIEMPO?
Nos gusta mucho y aunque leemos todos los artículos, los que más nos gusta. son la entrevista, noticias y fauna y flora. También para terminar, tenemos que decir que estamos muy orgullos de nuestra familia y de nuestro nieto Jose Carlos.

Juan Medina



La historia es vida, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Poesía a San Isidro labrador, siguiente artículo de este número