entrevista a Raquel y Alicia Miguel Serrano

ENTREVISTA



Somos Raquel y Alicia Miguel Serrano, hijas de Félix Miguel y Mª del Carmen Serrano. Nacimos en Valladolid el 22 de febrero de 1981. En Cogeces del Monte vivimos nuestra infancia y cursamos los años de E.G.B., momentos de los que guardamos muy gratos recuerdos.

Sois hijas únicas. ¿Os habéis llevado siempre bien? ¿Alguna vez habéis echado en falta un hermano?
Hemos permanecido unidas toda la vida: ser gemelas implica estar juntas en el colegio, siempre en la misma clase, tener el mismo círculo de amigos, salir juntas... Y cuando pasas tanto tiempo con una misma persona, inevitablemente aparecen desacuerdos, discusiones, peleas, lo que no significa que nos llevemos mal. Simplemente son consecuencias de nuestra vida en común. Siempre nos hemos apoyado y hecho compañía, por lo que la falta de un hermano no ha sido tan notoria como podría serlo en otros casos. No obstante, sí nos hubiera gustado tener uno, aunque ahora, nuestro primo Daniel ya hace el papel de un hermanito.

Vuestra pandilla siempre ha destacado de alguna manera, como en las fiestas, los carnavales o en los Quintos. ¿Podéis contarnos alguna anécdota? Lo que más caracteriza a nuestro grupo son las ganas de colaborar con las actividades que se proponen, como cuando bailábamos jotas, el coro... Nos gusta pasarlo muy bien y por eso buscamos originalidad, algo distinto. Eso ocurre, por ejemplo, con el nombre de nuestra peña, Las Warras, que surgió como un apelativo cariñoso entre nosotras. Hay que señalar que no tiene el tradicional sentido de "guarras", pues mucha gente así lo interpreta y se escandaliza cuando nos lo llamamos por la calle. Pasamos muy buenos ratos juntas y desde aquí queremos mandar un saludo para ellas.
En Carnavales, llevamos dos años seguidos ganando el premio de la discoteca del pueblo, porque intentamos combinar originalidad y estilo.
Respecto a los Quintos, buscábamos hacer algo diferente por lo que ser recordados y por eso, hicimos la pancarta con nuestras fotos de pequeños, lo que tuvo éxito y expectación entre la gente del pueblo.

¿Qué ha supuesto para vosotras tener Matrícula de Honor en C.O.U.? Hoy eso se considera una proeza.
Tampoco es para exagerar. Lo que sí es cierto es que ha supuesto un reconocimiento a nuestro trabajo en los estudios desde que empezamos el Bachillerato en Cuéllar y nos ha abierto la puerta para elegir libremente la carrera y disfrutar del primer año de matrícula gratuito. Nuestra familia se ha sentido muy orgullosa de ello y hemos recibido bastantes felicitaciones por parte de la gente.

Ahora estáis en la Universidad. ¿Dónde y qué estudiáis? ¿Os gustaría estar más cerca de casa?
Estamos en Madrid estudiando Periodismo, pues en Valladolid no podíamos obtener un título homologado. Aunque echamos de menos a la familia y a la gente del pueblo, estamos muy contentas con nuestra vida allí, pues vivir solas y lejos de nuestros padres supone una independencia positiva y un aprendizaje extra. Las cosas son muy distintas al año pasado, tanto en los estudios como en la vida que llevamos, pues ahora también tenemos que ocuparnos del piso y hacer de amas de casa, con lo que disponemos de menos tiempo. Pero también salimos con gente de clase o con las compañeras de piso y disfrutamos mucho. ¡Carpe diem!

Este año habéis sido elegidas Damas de Honor junto a la Reina de las fiestas. ¿Cómo se hace esto en el pueblo? ¿Qué experiencia tenéis?
La elección de Reina y Damas de las fiestas tiene lugar en el Ayuntamiento el día del baile de Quintos, a través del voto de la gente del pueblo que quiera acercarse a hacerlo. El Ayuntamiento comunica los resultados a las elegidas y se asegura de que no tienen inconveniente en aceptar. Una vez dado el sí, nos comprometemos a asistir a los principales actos que tienen lugar en las fiestas. Estamos presentes en nuestra coronación, el pregón, la cena a la que nos invita el Ayuntamiento, en las misas o en la entrega de premios de los concursos y campeonatos de verano. Lo mejor de todo es esto último y lo peor, el calorazo que pasamos con el traje regional, sobre todo en la procesión de San Antonio. En general lo hemos pasado muy bien y además este año nos entrevistaron para un reportaje sobre las fiestas de la Armedilla que salió en el Norte de Castilla. Fue muy divertido, aunque también es verdad que pasamos un poco de vergüenza, como la vamos a pasar cuando se publique esta entrevista.

También formáis parte del estupendo Coro Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción. ¿Qué instrumento tocáis y de dónde sacáis tiempo para ensayar?
Llevamos en el coro unos seis años. Ensayamos los sábados que podemos en el centro parroquial y cantamos los domingos en la misa de la una. Normalmente no vamos todas a ensayar o a cantar, pues la mayoría estudiamos fuera y no podemos estar aquí todos los fines de semana. Cuando menos ensayamos es en época de exámenes, pero hacemos lo que podemos. Para nosotras, supone un gran esfuerzo levantarnos los domingos tras haber llegado a casa tarde después de la noche del sábado. A pesar de ello, disfrutamos con lo que hacemos e intentamos seguir adelante.
Nosotras tocamos la guitarra; también tenemos bongos, pandereta, flauta y otros instrumentos. Muchas veces nos llaman de fuera para cantar en bodas u otros festivales. Estas Navidades dimos un recital de villancicos en el pueblo y después en otro de Segovia. No lo hacemos por dinero, pero con las propinas que nos dan merendamos cuando podemos todos y lo pasamos muy bien. Este verano habíamos ahorrado un poco y nos fuimos dos días a Santander. Esperamos volver a hacerlo el año que viene.
Queremos también aprovechar para animar desde aquí a todas aquellas personas que quieran unirse a nosotros, pues en realidad es una actividad muy bonita, en colaboración con el pueblo y lo pasamos muy bien juntos, aunque a veces discutamos.

Vuestra bisabuela vivió 105 años y me consta lo mucho que os quería. ¿Podéis contarnos algo de ella?
En los primeros años de colegio, íbamos a pasar la tarde a casa de mi abuela, por lo que en nuestros recuerdos de esos tiempos siempre aparece su imagen. Nos contaba muchas cosas de su época y nos entretenía con sus historias. Hablaba mucho con nosotras. Tomaba todos los días un vasito de vino, lo que ella identificaba con el secreto de su longevidad y energía, pues fue una mujer muy activa hasta el último momento. Cuando cumplió 100 años le hicieron muchos homenajes, entre ellos una entrevista en este mismo periódico, otra en la televisión, en un canal autonómico, y en la radio. Murió un 1 de enero a los 105 años, cuando nosotras teníamos 14. Fueron unas Navidades muy tristes ya que, aunque éramos conscientes de que era una mujer muy mayor y podía morir en cualquier momento, ya nos habíamos acostumbrado a su presencia y simpatía. Sin duda, permanecerá siempre viva en nuestro recuerdo. Gracias, abuela, por todo lo que nos enseñaste y descansa en paz.

De los jóvenes se dice que pasáis de todo, que tenéis todo al alcance y también que sois ahora más solidarios. ¿Qué opináis?
Todas estas cosas son tópicos que aparecen cuando la situación cambia. No lo tenemos ni más fácil ni más difícil; simplemente, todo es diferente. Antes, la mayoría trabajaba con sus padres para ganarse el sustento, trabajo que ya se mantenía de por vida. Ahora, nuestros padres nos mantienen y nos pagan los estudios, pero somos nosotros los que tenemos que buscar un trabajo y definir así nuestro futuro. Hay entonces otras cosas por las que tenemos que luchar solos y no hay que despreciar el esfuerzo y trabajo que supone sacar una carrera adelante y encontrar un empleo, teniendo en cuenta especialmente las condiciones del actual mercado laboral, difíciles sobre todo para los jóvenes. No es cierto que pasemos de todo, aunque sí de muchos prejuicios que nuestros padres tienen. Nos consideramos personas bastante abiertas, liberales, solidarias y también responsables. La diversión es un complemento que no puede faltar en nuestras vidas, lo que no significa que éstas queden reducidas a ella. Sabemos que la vida es corta y hay que aprovecharla, pero también que para poder hacerlo hay que trabajar y forjarnos un futuro.
La juventud nos parece muy importante para el futuro de los pueblos y es fundamental que los jóvenes disfrutemos el tiempo que pasamos aquí. Desde aquí, nos gustaría pedir que se hicieran más actividades en el pueblo dedicadas a los jóvenes y no sólo a los niños y mayores.

¿Leéis el periódico Tiempo? ¿Qué opináis de él?
Para ser sinceras, solamente lo hojeamos. Apenas leemos algún que otro artículo, pues en general nos parece un poco aburrido y creemos que sería interesante que se escribieran artículos de otro tipo y sobre otros temas. Por ejemplo, podría haber páginas abiertas para que la gente colaborase con sus ideas, anécdotas o incluso chistes. También podría ser un incentivo para gente que quiera dedicarse a escribir en el futuro y que participe con algún tipo de breve literatura. De todas formas, esto son sólo sugerencias. Valoramos mucho el esfuerzo que se hace para sacar adelante una revista en la que son muy pocos los que colaboran y desde aquí, queremos felicitaros y animaros a seguir adelante.

Bueno, pues enhorabuena por cómo sois y muchas gracias.

Maruja Arribas



La historia es vida Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Poesía a Ventura Mozo, siguiente artículo de este número