Entervista a Ladislao de la Fuente Herguedas

ENTREVISTA



Me llamo Ladislao de la Fuente Herguedas y nací el día 27 de Junio de 1931, fiesta de San Ladislao. Mis padres se llamaban Alberto y Basa y tuvieron 11 hijos, pero vivientes solo fuimos 8: 6 chicos y 2 chicas. Mi padre era agricultor y mi madre ama de casa.

INFANCIA:
Empecé el colegio el mismo año que estalló la Guerra Civil, en 1936. Mi profesor fue Don Salvador. Las clases se dividían en dos secciones: la primera para los chicos de 6 a 8 años que la daban profesoras que no eran fijas (Aurora y Luisa) y de 8 a 14 años, que la daba Don Salvador.
Don Salvador era un hombre bueno, pero las clases eran muy numerosas y cuando le dábamos mucha guerra nos castigaba y pegaba. Los castigos consistían en ponernos de rodillas con los brazos en cruz, pegarnos con una regla de madera en la palma de las manos o en los dedos. El libro de texto era la Enciclopedia Dalmau de Carles y en ella se resumían todas las asignaturas. Lo que más me gustaba era las matemáticas y la Historia Sagrada, quizás por ser monaguillo. Además de estar con Don salvador en la escuela, de joven también le tuve de profesor ya que daba educación de adultos. Era una clase que se tenía en los meses de invierno en las escuelas y que duraba una hora. Iba dirigida a los jóvenes que querían aumentar sus conocimientos, sobre todo en matemáticas. Esas clases eran más intensas ya que la gente iba con más interés y el ayuntamiento le pagaba por darlas.
Pero también de niño sufrí un accidente de columna. Mis compañeros se subieron encima de mí y yo les llevaba a mis espaldas. Cuando estaban encima de mí, tropecé, me caí y me doblé la columna vertebral. Estuve 90 días inmovilizado en una cama de tablas, y durante un año con dolores y molestias. Fue por eso por lo que tomé la primera comunión con 9 años.

¿FUISTE MONAGUILLO?
Fui monaguillo con Don Pedro Nebreda y Don Hilario. En aquella época había misa a las 9,30 de la mañana y cómo éramos monaguillos Isaias Redondo, Hortensio y yo, llegábamos un poco tarde a las clases que comenzaban a las 10 de la mañana.
Mi función consistía en ayudar a misa y por las tardes rezar el rosario. La paga era de 10 céntimos. Los trajes solo nos los poníamos en los días de fiesta. Como la misa era en latín, teníamos que contestar en latín a lo que decía el cura. Conocí a dos sacristanes, Mariano Arribas y a Frutos Arribas que fue sacristán con Don Hilario. Estuve de monaguillo hasta los 15 años.

¿CÓMO ESTABA ANTES LA IGLESIA?
La conocí con el suelo de piedra y era muy fría. La gente venía con unos esteros de paja de centeno y allí se sentaba y arrodillaba. El órgano funcionaba y lo tocaba el señor Ildefonso. Durante las celebraciones, los chicos nos poníamos delante, detrás las mujeres y en el coro los hombres. Las celebraciones más bonitas eran las de Semana Santa.

¿QUÉ CURAS CONOCISTE?
Entré de monaguillo con Don Pedro Nebreda. Era un hombre muy alto y fuerte. Fue un gran orador (muchas veces hacía llorar a las mujeres por su elocuencia). Don Hilario era más recto. Fundó la Acción Católica y coros para cantar junto con Antonio Villar. Algunas veces llamaba la atención a las chicas cuando no traían medias o salía a la plazuela a reñir a los mozos si estaban fuera dando guerra.

JUVENTUD:
La juventud significaba trabajo en el campo, bien con los padres o a jornal. Estuve trabajando para mi padre, pero más tarde comencé a trabajar para Gaudencio. Con él puedo decir que estuve bien. Pero lo que más marcó nuestra juventud fue un hombre con ilusión como fue Antonio Villar. Antonio era el que reunía a todos los chicos del pueblo para hacer obras de teatro. Sí puedo decir bien alto que gracias a él muchos de nosotros cogimos afición por la lectura y en aquella época, tuvimos una actividad cultural. Él nos ensayaba en casa de su padre, Francisco Villar, que es la casa donde vive ahora Tomás Gómez. Los ensayos eran lentos y solo cuando nos sabíamos bien la obra la representábamos en el salón del Señor Gabriel Borreguillo. Para ver las obras se pagaba algo (poco dinero) y con este dinero comprábamos libros o devocionarios. Me acuerdo de alguna de las obras que representamos como Tarsicio o El niño Mártir de Méjico. También representábamos sainetes que el mismo Antonio componía. Llegamos incluso a actuar en Torrescárcela en las escuelas, y fue todo el pueblo a vernos. Los papeles más complicados los hacían Sebastián Velasco y Ursicino Sacristán. También Antonio fue presidente de la Acción Católica Masculina y él nos explicaba la doctrina. De esa época conservo todavía una colección que se titulaba "Las 100 mejores estampas de la Historia Sagrada". Todos los miércoles teníamos una reunión en la que nos juntábamos 50 chicos de edades de 10 a 25 años. Los casados iban con Don Hilario.
Otras diversiones eran el Baile los Domingos o simplemente dar vueltas por el pueblo.

SERVICIO MILITAR:
Fuimos 13 quintos y nos talló Silvino Estaban y Don Otilio nos hizo el reconocimiento médico. Con 21 años hice la mili y me tocó en Marruecos en XAUEN, lo que era el Marruecos Español, en 1953. Para llegar fuimos a la Zona Militar de Valladolid, de allí a Madrid y de Madrid a Algeciras. Tomamos el braco Virgen de Africa y llegamos a Ceuta y a 75 km en camión, llegamos al destino. Era un pueblo de unos 15.000 habitantes y de ellos un 5 por ciento español, casi todos militares. Cerca de allí estaba el Gorgú, el pico más alto de Marruecos. La instrucción la hicimos en un campamento a 12 km que se llamaba AKARRAT donde estuvimos 3 meses: marcar el paso, instrucción y después destino de armamento. A mí me toco la sección de morteros de 50 milímetros. El clima era muy caluroso. La gente vivía del comercio: telas, relojes, artículos de cuero y piel. Había unas pequeñas huertas y unas cuantas higueras.
Cuando terminé el campamento me presenté al curso de cabo y estuve de cabo en el bar de oficiales. Cobraba 30 pesetas al mes.

¿QUE HACES CUANDO TERMINAS?
Vuelvo al pueblo y comienzo a trabajar como obrero para Gaudencio 3 años. En aquella época ser agricultor significaba estar casi todo el día en el campo: levantarse pronto y acostarse también pronto. Con Gaudencio estuve bien, es un hombre trabajador y nunca te exigía, te mandaba hacer labor pero no te cronometraba o te apuraba. Sólo en verano nos daba la comida.
Para mí, de todo el trabajo en el campo era el acarrear (llevar los haces, trillar, limpiar y amontonar), lo que llamamos trabajo en la era.

¿CUÁNDO CONOCES A TU MUJER?
Yo la conocía de siempre, pero con 31 años fue cuando empezamos a hablar. Mi mujer de soltera estuvo con su hermana Teodora sirviendo en Vitoria un año. Allí la ofrecieron ir a trabajar a Bélgica. Estuvo cinco años y medio y se volvió al pueblo. Nos conocimos en la Boda de Damián del Caz. Fui a la boda y mi mujer se acercó al baile. Ella iba con su hermana Felipa y había venido hacía poco tiempo de Bélgica donde estuvo trabajando. Comenzamos a salir y nos casamos el 28 de Septiembre de 1963.

TE MARCHAS A VITORIA
Después de casarme estuve trabajando con mi padre hasta que terminamos de sembrar. Después nos fuimos a Vitoria en el año 1963. Cuando llegamos estuvimos viviendo con Urbano, hermano de mi mujer. En la casa vivíamos con mis cuñados (Urbano y Ursicinia), sus dos hijos y un matrimonio con una hija. En total éramos 9 personas. Estuvimos tres años.
Nada más llegar a Vitoria comencé a trabajar en la construcción. Trabajé como peón haciendo un colegio que todavía existe y que se llama "Niño Jesús". Después de una temporada en la construcción pasé a trabajar en un taller de conglomerados metálicos por mediación de mi cuñado Urbano. Las virutas metálicas que venían de las fábricas las prensábamos y las devolvíamos a la fundición. Éramos 5 empleados y estuve 3 años.

ENTRAS A TRABAJAR EN MICHELIN
Me enteré que necesitaban obreros para la fábrica de neumáticos Michelín. La fábrica se comenzó a construir en 1964 y en 1966 comenzaron a contratar personal. Me presenté al examen (un psicotécnico) pasé reconocimiento médico y el 12 de Diciembre de 1966 comencé a trabajar. Comencé como canalizador (vigilar las tuberías) de una depuradora de agua que tomaba el agua del río y después de utilizarla en la fábrica se depura y se devolvía limpia. Más tarde me trasladaron a la sala de máquinas como fogonero (mantenimiento de las calderas de fueloil: medir la presión, la cantidad de agua y apagar y encender las calderas).

¿HAS CONOCIDO ALGUNA HUELGA?
La primera huelga fue en el año 1972, se paró la fábrica durante un mes, pero no falté ni un solo día al trabajo ya que la sala de máquinas no se podía parar. En 1980 hubo otra huelga y por desgracia hubo un muerto, un ingeniero al que dispararon y a otro que también dispararon y que trabajaba en administración. Nunca he sido sindicalista ni tampoco he participado en huelgas, aunque en la fabrica había dos sindicatos: UGT y Comisiones Obreras.
La empresa se porta bien con los empleados: da becas para los hijos estudiantes o para uno mismo si quieres estudiar, hay economato, complejo deportivo, campamentos para los hijos, aguinaldo en Navidad, incluso cuando quieres comprar una vivienda te da un crédito y revisiones médicas todos los años.

¿TIENES FAMILIA?
Fruto de nuestro matrimonio, tenemos tres hijas: Paula tiene 2 niñas, Blanca otras dos y Elena que trabaja en artes gráficas. Además de mi mujer y mis hijas, mi hermano Daniel vive también en Vitoria y trabaja en Michelín. Cuando llegué a Vitoria mi hermano me llamó para saber sí había trabajo. Pregunté en la empresa y me dijeron que sí y se vino a vivir con nosotros durante tres años hasta que se casó.

¿CÓMO ES VITORIA?
Vitoria es una ciudad pequeña, limpia y con muchos jardines. El 65% de los que vivimos en ella somos de fuera. Los más numerosos son los extremeños y andaluces. Nosotros vivimos en el Barrio de Arana. Compré la casa en 1965 por 237.000 pts (1.424´40 euros) y entramos a vivir en ella en 1967. Es un barrio que está a 7 minutos del centro de Vitoria.

ESTAS JUBILADO
Me jubilé a los 58 años, en 1989, anticipadamente. Estuve dos años en el paro y a los 60 años entré en la jubilación. En 1986 hicimos la casa en Cogeces y desde entonces pasamos largas temporadas aquí.

¿CÓMO TE ENCUENTRAS AHORA?
El 30 de Julio volví a nacer y seguiré hacia delante con ayuda de toda mi familia y amigos. Gracias a todos por el ánimo y cariño que me habéis ofrecido.



La historia es vida, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 111 al 120 Poesía Por mis queridos amigos: Luci, Presentación y Octavio. Cogeces de luto, siguiente artículo de este número