Poesía de Eugenio López

A MI HERMANA MARÍA LUZ

Eres la más valiente
de cuantas conozco yo,
has aguantado siempre todo
y lo llevabas con buen humor.

Sin piedad se cebó en ti
esa grave enfermedad,
te deja sin defensas,
luchas en desigualdad.

No mirabas nunca por ti,
pensabas siempre en los demás,
te movías y te esforzabas,
no querías molestar.

La familia fue tu ilusión,
presente siempre la tenías,
sí podías siempre ayudabas
animando y nunca entretenías.

La verdad es que te envidio,
eres un ejemplo a imitar,
pues los que están enfermos,
piden atención sin cesar.

No siempre compensa esta vida
a quién más se lo merece
nunca sabremos por qué,
pero con frecuencia así sucede.

Descansa en paz hermanita
tu misión está cumplida
pues lo que otros debiéramos hacer
ya lo has hecho tú en esta vida.


Eugenio López


Entrevista a Juanita Jimeno Sanz, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Fauna y flora, siguiente artículo de este número