La historia es vida
LA HISTORIA ES VIDA


        En este número voy a centrarme en la vida de San Jeroteo, primer obispo de Segovia y cuya imagen en piedra se encuentra en la fachada de nuestra Iglesia Parroquial. En un tiempo se creyó que San Jeroteo no existió, pero hoy nadie duda de su existencia.

        San Jeroteo fue discípulo de San Pablo y obispo de Atenas, lugar de su nacimiento, antes de ocupar el episcopado de Segovia. Se le denomina Divino San Jeroteo, debido a su extraordinaria sabiduría.

Su nombre viene del griego y significa leros (sagrado) y Teo (Dios), Consagrado a Dios. Antes de ser Obispo de Atenas y más tarde de Segovia, fue juez del Areópago de Atenas. Nació 8 años antes que Nuestro Señor Jesucristo.

        Fue un hombre muy culto y dedicado al estudio. San Pablo lo conoció y le nombró apóstol de la comunidad cristiana surgida en Atenas. Jeroteo conoce la muerte de la Virgen María en el año 56 y crea una bella oración dedicada a la Madre de Dios que fue reconocida por los apóstoles.

        En el año 62 San Pablo llega a España y desembarca en Tarragona. Se hace acompañar por 5 discípulos entre los que se encontraban San Jeroteo. Jeroteo se traslada a Segovia para comenzar la predicación de la fe en Cristo y en el año 71 murió en Segovia, no conociéndose el lugar exacto de su tumba. A San Jeroteo debe Segovia el culto a la Santísima Virgen de la Fuencisla.

        Cuenta la tradición que ante la invasión musulmana de Segovia, algunos segovianos escaparon a las montañas de León

con reliquias y entre ellas la cabeza del Santo Jeroteo que fueron depositadas en el monasterio de Sandoval (Leon).

        En el año 1650, parte de la cabeza fue traída a Segovia, a petición del obispo. La reliquia fue recibida el 3 de Agosto y constaba de 4 huesos. Se llevaron primero al convento de San Francisco y de allí en procesión hasta la Catedral, y se declaró culto público el 4 de Septiembre de 1650. La fiesta de San Jeroteo se celebra el día 3 de Octubre. En la fachada de nuestra Iglesia tenemos la imagen del Santo. La razón es la pertenencia de nuestra parroquia a la diócesis de Segovia, pero también influyó en gran medida el que nuestra parroquia esté bajo la protección de la Virgen María, y que San Jeroteo haya pasado a la historia como un gran devoto de la Virgen, presente en su muerte y un gran escritor mariano.

        Debajo de la imagen del Santo, muy castigada por el paso del tiempo, aparece esta leyenda: "Divino San Jeroteo, primer obispo de Segovia. Predicó las honras de la Virgen Santísima".


Juan Medina Gozalo



Carta del proyecto de manos unidas, artículo anterior width= Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Entrevista a Rosario Herguedas Martínez, siguiente artículo de este número