La histira es vida
LA HISTORIA ES VIDA


        En este número vamos a comenzar una descripción artística de la iglesia en cuanto edificio. Nuestra Parroquia data del siglo XVI, se trata pues de un templo gótico tardío. De estilo gótico sólo conservamos el presbiterio o altar mayor que se caracteriza por el techo de piedra y las paredes de piedra

sillería ( piedra de muy buena calidad y bien trabajada).

        En un principio la Iglesia era más bien pequeña. Iba desde el altar mayor hasta lo que hoy conocemos como el túnel, que está situado debajo del coro. Las bóvedas de la iglesia eran de piedra, lo mismo que la bóveda actual del presbiterio, y la entrada estaba por debajo del coro, como muestra el dibujo.

        Con el tiempo se piensa en una ampliación y en el siglo XVII comienzan las obras. La idea es tener un templo amplio y el proyecto parte en hacer un edificio de planta basilical, con dos naves y tres cuerpos, rematando el edificio con una portada digna de tan grandioso y bello proyecto.

        Se comienzan las obras hundiendo las antiguas bóvedas de piedra y sustituyéndolas por otras de yeso (típico del barroco) y ampliando la

iglesia en sus naves. El proyecto se detiene y sólo se llega al segundo cuerpo de los tres proyectados (esto se aprecia claramente en el interior de la iglesia al comprobar que las últimas columnas están emparedadas)

        Como dice el refrán " El hombre propone y Dios dispone". Los proyectos no llegan a realizarse y las obras se

terminan como se puede, dejando en nuestro templo numerosos estilos y obras sin terminar. Juan de Rodrigo expresó con toda su dureza lo que quiso ser nuestra iglesia y lo que de hecho es. "SU INTENCION ES HACER UNA OCTAVA MARAVILLA, NO LO QUIERE LO QUE PUEDE HACE, Y UN DE PIEDAD REQUIESCAT IN PACE". Es él, el que comienza y termina la actual portada y lo hace como puede ( en el próximo número haremos una explicación artística de la misma).

        Lo mismo podemos decir de la sacristía y de las numerosas obras que se realizaron. Es en el siglo XVII
cuando se construye, pero poco tiempo más tarde se arruina y hay que hacerla de nuevo. La nueva sacristía sirvió al mismo tiempo de capilla (obsérvese la bóveda que hay en la cabecera, debajo del armario expositor) existiendo antiguamente un retablo en su interior. En 1801 se reconstruye una vez más la sacristía que es la que actualmente conserva la iglesia.
        También ha sufrido cambios el atrio de la iglesia que da al antiguo cementerio, en la actualidad jardín. En este atrio existía una puerta que comunicaba con la iglesia (todavía se conserva, aunque en el interior del templo está tapada) y daba al cementerio. Servía para trasladar los féretros después del funeral, hasta el cementerio. El atrio estaba todo acolumnado, pero a comienzos de este siglo se tapó parte de él para construir el local de la Acción Católica, que con el tiempo pasó a ser trastero y que en la actualidad es una pequeña capilla para el invierno.

        Otra parte de la iglesia que sufrió cambios fue la torre. A comienzos de siglo se amplió la altura de la misma, pudiéndose observar la ampliación a partir del hueco de las campanas hacia arriba.

Juan Medina Gozalo


Una sociedad que quiere escuchar, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Entrevista a Glodoaldo Martín Arribas, siguiente artículo de este número