La historia es vida LA HISTORIA ES VIDA
        En este capítulo de la Historia es Vida y como final a la historia del Monasterio de la Armedilla, vamos a descubrir lo que la Iglesia del Monasterio poseía en 1820 cuando se realizó un inventario por la Comisión de Credito Publico. Debemos recordar que en 1820, en el Trienio Liberal, y bajo el Reinado de Fernando VII, se suprimieron varias órdenes religiosas, entre ellas los Jerónimos, y los bienes que tenían estos son inventariados para su conservación o venta. Este es el sentido del inventario que ahora transcribinos y que fue realizado por Pedro Sanz del Rio el 28 de Diciembre de 1820. Debemos puntualizar a nuestros lectores que el inventario está hecho por un hombre que no es especialista en arte y que lo que hace es inventariar, sin hacer una descripción artística detallada.

        ¿Qué había en la Iglesia del monasterio?

        Pedro Sanz nos habla en primer lugar del Retablo Mayor Renacentista y en el centro, la talla románica de la Virgen de la Armedilla en una peana de madera. La talla tiene dos coronas de plata, sobre la Virgen y el niño y en la base tenía una media luna de plata.

        En el lado de la Epístola había un retablo pequeño con una serie de cuadros que representaban partes de la vida de San Bartolomé. Tenía un tabernáculo en el centro con pinturas de buena calidad.

        En el lado del Evangelio había un retablo que contenía cuadros con la vida de San Sebastían, además de un gran crucifijo de madera de muy buena calidad.

        En el cuerpo de la Iglesía había un retablo con una pintura de Nuestra Señora, envuelta en una cortina de gasa.

        En una capilla de la nave había un retablo con una pintura de muy buena calidad que representaba la Inmaculada Concepción.

        Otra capilla en la nave de la Iglesia con un retablo que contenía la efigie de San Jerónimo.

        Otro retablo de madera en blanco que contiene una imagen de Nuestra Señora del Amparo.

        Un púlpito de yeso bien trabajado y con sombrero de madera de pino policromado.

        Cuatro cálices de plata y cuatro pares de vinajeras de plata.

        Una cajonería en la sacristía con 15 cajones de nogal.

        Una silleria de nogal de dos pisos.

        Un órgano de buena calidad.

        Dos estantes de pino en los que hay 25 libros de pergamino y tela.

        En total la Iglesia poseía 7 retablos, de los que solo sabemos que el Mayor esta en Riaza y es de estilo renacentista, el resto no sabemos donde fue a parar ni su valoración artística.

        En el próximo número comenzaremos a explicar la Iglesia Parroquial de nuestro pueblo, empezando por la fachada.

Imagen original del periódico
Monasterio de Nuestra Señora de la Armedilla a comienzos del siglo XX. Foto cedida por Delfina Jimeno.

Juan Medina Gozalo

Editorial, anterior artículo Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Entrevista a Jesús Alonso Velasco, siguiente artículo de este número