Fauna y flora

FAUNA Y FLORA



El Pico de la Frente:

Este pico se encuentra en el Pago de Cogeces denominado la Plaza. Dista del pueblo 9 km por el camino de concentración que nace en la carretera de Aldealbar. Está rodeado por los Valles del Valcorva, que nace en Minguela, y el de la Solana que nace en el Prasuso.

El pago de la Plaza está lleno de encinas, pinos, enebros y plantas aromáticas. Paseando por él, se enriquecen los sentidos y la vista se recrea desde el Pico. Mirando a Poniente, se divisa Santivañez, Traspinedo y el Valle del Duero con sus laderas al Norte. Se ve como se juntan los arroyos que vienen por dichos valles, acercándose para desembocar en el Río Duero.

Mirando al Norte se ve la ladera del Montecillo, el Pico de la Mesilla, el Pico Roque, los Pinares del Palancar, que desde arriba parecen una alfombra con las copas de los pinos juntas unas con otras. El olfato disfruta al pisar los tomillos, espliegos, jalvias y demás plantas aromáticas.

El oído también disfruta de la tranquilidad que existe en el Pico, solo se siente algún motor a lo lejos que pasa por la carretera de Valladolid.

Para visitar el Pico es aconsejable ir en coche hasta el Pago del Rincón, dejar el coche allí y subir poco a poco andando pico arriba hasta llegar a la cima. Una vez coronada, te encuentras satisfecho y reconoces que merece la pena subir andando. Lo malo que hay en este paseo es la maleza que crece en las laderas, y los juntos que están los pinos y encinas, que están sin entresacar ni escañar desde que nacieron.

Desde estas líneas quisiera hacer un llamamiento a las autoridades de nuestro pueblo y ver si se puede solicitar a la Consejería de Medio Ambiente alguna subvención para hacer cortafuegos en las laderas y prevenir así posibles incendios, pues sería una pena que estas laderas tan bonitas se perdieran por un incendio. Más vale prevenir que lamentarnos después.

El día 17 de Agosto se organizó una excursión en bicicleta al Pico de la Frente. Salimos desde la Plaza de la Iglesia a las 8 de la mañana en dirección al Pico por los caminos de concentración. La primera parada fue en la Pared del Castro, una fortaleza que según muchos de los que fuimos en la excursión y que conocieron, debió de ser algo digno de ver. Cada uno fue dando su versión: unos que había subterráneos y que escarbando en ellos se encontraron vasijas y otros objetos. En fin, yo no voy a opinar, lo dejo para los entendidos y estudiosos en esta materia. Lo que sí es triste es que una obra como esta haya desaparecido en provecho de cuatro desaprensivos y que los jóvenes no puedan contemplar una obra de tanta antigüedad e historia.
Después de la parada obligada en la Pared del Castro, seguimos hasta el Pago de la Plaza que nos condujo hasta el Pico y pudimos disfrutar de las vistas que anteriormente les he narrado. Después de una breve explicación de los lugares, hicimos una mesa redonda y nos comimos el bocata, regados con unos buenos tragos de vino y amenizados por canciones, poesías, chistes y anécdotas. Pasamos unas horas felices y regresamos a las 11,30 al pueblo, contentos por haber podido disfrutar de un día tan interesante.

Julio Vallejo

Poesía a Pedro Andrés Arranz, artículo anterior de este número Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Historia de la orquesta azul, siguiente artículo de este número