Entrevista a Glodoaldo Martín Arribas

ENTREVISTA


Clodoaldo Martín Arribas
BIOGRAFIA
Me llamo Clodoaldo Martín Arribas y nací el 7 de Septiembre de 1906 en Cogeces. Tengo en la actualidad 91 años. Mis padres se llamaban Basilio y Justa y tuvieron 5 hijos: Petronila, Agapita, Mauricio, José y yo, que soy el penúltimo.
Mi padre era esquilador y cazador. Nunca trabajo como obrero para otros. Yo nací en el barrio de Arriba, por donde vive Clemente y luego vivimos en renta en la casa de Moisés, en el Corrillo.

¿LA ESCUELA?
Fui muy poco a la escuela y lo poco que fui forzado. Nunca me gustó y ahora con los años me arrepiento de ello. Solía hacer muchos novillos y me iba a cazar pájaros: pajarotas, gurriatos, vencejos....Los cazaba con las ratoneras de alambre. Les ponía un poco de pan y disimulaba la ratonera con hierba y en cuanto se acercaban a comer, el cepo caía sobre ellos y allí quedaban. Luego los pelábamos y nos los comíamos asados. Es una carne muy buena y exquisita.
También me acuerdo que mi profesor era Don Bautista. Don Bautista salía a cazar con mi padre y solía decirle: "tu hijo tiene que ir a la escuela y aprender para ser alguien". Pero en aquella época, entre el trabajo y lo poco que se iba a la escuela, y además que a mí no me gustaba, aprendí malamente a leer y escribir.



¿LOS JUEGOS?
Los típicos de aquella época: las chapas, los santos, hacer travesuras....De joven la pelota, los bolos y la tanga. También teníamos pandas, en mi panda éramos 8 o 10. Entre los que la formábamos estaban; Benicio, Tomás, Cándido.

¿CÓMO ERA LA VIDA?
En aquella época muy dura. Hasta que vino la luz, teníamos que alumbrarnos con candiles de aceite. Para cocinar el fuego era de llama y las habitaciones las compartíamos: los chicos en una y las chicas en otra. La comida era muy simple; casi siempre patatas y nosotros como mi padre era cazador comíamos carne: liebre, conejos, perdiz.

¿SU JUVENTUD?
Primero era el trabajo y cuando quedaba tiempo libre, el baile. Me acuerdo del baile del Tío Perero. Cuando estábamos bailando pasaba la bandeja para recoger el dinero como en misa. El que tenía le daba algo y el que no, lo dejaba para otro día. También estaba el juego del chapeo y a mí me gustaba mucho. Se solían jugar 10 céntimos.
Mi trabajo durante la juventud fue de esquilador con mi padre y de obrero para la señora Mina y su marido Nicéforo. Con el señor Nicéforo iba a vender telas por los pueblos con un carro. Yo me encargaba de vigilar para que no le robaran mientras despachaba a los clientes. También trabajaba en la planta de secado de achicoria que había en el pueblo y que era propiedad suya.
La achicoria se parece mucho en la forma a la zanahoria, y cuando el café era muy caro o no había, era el sustituto que se gastaba . La achicoria se recogía en los meses de Enero y Febrero y se llevaba al secadero. En el secadero las mujeres la cortaban en trozos pequeños (medio dedo más o menos) y luego se extendía en una habitación que se calentaba como las glorias, quemando leña por debajo. Cuando estaba tostada se sacaba y se llevaba a vender a Peñafiel y Cuellar.

¿LE TOCO LA GUERRA?
No estuve en el frente, pero me movilizaron como reservista. Estuve 3 meses en el cuartel de San Quintín para aprender la instrucción y el manejo del fusil, pero nunca entré en combate. Tampoco hice la mili, ya que cuando me tocó, como ya estaban mis hermanos en el ejército, me libró mi padre al decir que era necesario para el trabajo en casa.

¿ Y LA EPOCA DE LA GUERRA?
Se pasó en el pueblo mucha hambre y privaciones. Los falangistas estaban en el pueblo y controlaban a la gente. En la casa de la Señora Sinda, que tenía radio, nos enterábamos de los partes de guerra y como andaba el conflicto. También cuando los soldados venían de permiso y nos contaban algo.

SE CASA
Me casé con Laura Sacristán el 17 de Mayo de 1941. Yo tenía 35 años y mi mujer 30. El sacerdote que nos casó fue Don Pedro Nebreda y fue a los últimos que casó ya que murió el día 30 de Mayo. Me acuerdo que la comida la hicimos en casa de mis padres y comimos liebres y conejos que mi padre había cazado.
Me quedé en casa de mis padres, que como he dicho no era nuestra, sino que estábamos en renta. Allí nacieron mis tres hijos: Eusebia, Justa y Narciso. Justa murió con tres meses, por causa de una enfermedad, una peste como decimos los mayores.

¿ A QUE SE DEDICA?
Seguí de esquilador, el oficio que me había enseñado mi padre y cogí tierras en renta y unas pocas que tenía yo.
Como esquilador trabajaba con los machos, burros y ovejas. Para esquilar a los machos y burros se hacía en Mayo o Junio. El esquileo para el animal era muy bueno, ya que cuando apretaba el calor y tenían mucho pelo, se cansaban más o podían resfriarse. Para el trabajo se utilizaba una maquina manual como la que utilizan los barberos. Se esquilaba desde la tripa para arriba: el cuello, las orejas, la crin y el rabo. Para esquilar un macho hay que atarle las manos y las patas de atrás y si no se estaban quietos, se les ponía un acial (eran dos palos que se le ataban al hocico y se apretaba). Además de esquilar en el pueblo íbamos a Torrescárcela y Bahabón.

¿Y LAS OVEJAS?
Hay que decir que esquilar a las ovejas es muy necesario antes del verano ya que sino los animales sufren mucho con el calor. Además la lana desde muy antiguo era un material que se utilizaba mucho para la confección de ropa y como colchón. Se comenzaba a esquilar por San Antonio. La jornada iba desde el amanecer hasta el anochecer y el esquileo se hacía con una tijeras grandes. Lo primero que se hacía era atar las manos de animal que lo hacía el pastor, y nos acercaba el animal. Nosotros le cogíamos y le metíamos entre las piernas sujetándole con fuerza e inclinados, comenzábamos a esquilar. Se comenzaba desde el pescuezo para abajo, teniendo cuidado en no hacer daño al animal. El bellón se sacaba entero y solíamos esquilar entre 40 o 50 ovejas al día. Estábamos trabajando unos 12 días. La oveja merina tiene la lana mas apretada y corta, la churra más larga y suelta. Para mí la mejor lana es la de la churra, aunque las merinas se esquilaban mejor.

¿CUANTOS ESQUILADORES HABIA EN EL PUEBLO?
Eramos 2 cuadrillas: La de Paco Martín y Marcial y mi hermano Mauricio y yo. En aquella época había mucho ganado en el pueblo. Se compaginaba mucho la agricultura y ganadería.

¿SU FAMILIA?
Por desgracia perdí a mi mujer en 1989, con 77 años y también a mi hijo Narciso en 1975 con 31 años. Mi hijo murió en un accidente laboral cuando estaba trabajando en Astorga en la carretera. Murió el día 2 de Diciembre cuando volcó con una pala. Tras la muerte de mi hijo, mi mujer sufrió mucho y se complicó también por las numerosas enfermedades que tenía. Ahora vivo con mi hija Eusebia. Desde aquí agradezco el cariño de mi hija, de mi yerno Luis y de mis nietos

¿ COMO ES UN DIA EN SU VIDA?
Me levanto tarde, a las 11 de la mañana. Mi hija me lleva el desayuno a la cama. En invierno no salgo de paseo y me quedo en casa. Por la tarde voy un rato hasta las 7 al hogar del Jubilado. Allí paso el rato viendo jugar a las cartas (yo no juego porque no me gusta) y tomando un vaso de vino y unos bizcochos. Los bizcochos los mojo en el vino. Esto me lo enseñó mi padre que me dijo que si bebía comiera siempre, porque no es bueno beber con el estómago vacío. Luego vuelvo a casa, ceno y a las 9 a la cama.
Cuando hace buen tiempo me gusta mucho pasear y ando al cabo del día muchos kilómetros, aunque tengo molestias en la pierna y me duele un poco.
Para la comida no soy escogido, que gusta todo lo que me ponen, pero siempre tomo un vaso de vino con gaseosa para comer.

LE GUSTA EL VINO ¿ HA TENIDO MAJUELO?
Tenía viñas en el Monte y en la Solana, con uvas blancas y tintas. También tengo bodega y me gustaba hacer el vino. Pero para sacar buen vino el secreto está en la uva. Para mi gusto la mejor uva es la dulzal. También es importante trasegar el vino, pasarlo de unos cubetes a otros. Algunos echaban en los cubetes higos para que el vino cogiera fuerza, pero lo que da fuerza al vino es el tiempo que se le tenga en la bodega. En mi época se tenía poco tiempo ya que cuando se comenzaba a trabajar enseguida se bebía. En el pueblo el que tenía mejor vino fue el padre del actual alcalde, Jesús Sacristán.

¿ RECUERDA ALGO DE TU VIDA EN ESPECIAL?
En el año 1967 después de haber recogido toda la cosecha y llevarla a la era para trillar, saltó una chispa y se me quemo todo el grano, no me quedó nada. Ese año, además, yo estaba solo, ya que mi hijo se había ido a la mili. Entonces estaba en el pueblo Don Gabriel y por medio de él recibí la ayuda de muchos vecinos de mi pueblo que me ayudaron dándome sacos de trigo y cebada. Desde aquí aprovecho esta oportunidad para dar las gracias a todos aquellos que en un momento difícil de mi vida, supieron echarme una mano. Con este gesto sí puedo estar muy orgulloso de mi pueblo y de todos mis vecinos. MUCHAS GRACIAS.



HACE POCO LE HIZO UN HOMENAJE LA ASOCIACION DE JUBILADOS Y PENSIONISTAS
Fue un día muy feliz para mí. Por la mañana estuve en la Eucaristía con mi familia. Al terminar, el sacerdote del pueblo, acompañado por Don Ventura, me hizo unas preguntas que contesté delante de todos mis vecinos sobre mi vida y el trabajo que realicé. Después, en el Hogar, el presidente de la Asociación Fidencio Vallejo y todos los socios, me regalaron una placa nombrándome socio de honor. Fue un día muy feliz para mí, aunque al principio no quería participar y fue mi hija la que me convenció. GRACIAS DE NUEVO A TODOS POR ESE DIA.

¿ QUÉ OPINA DE TIEMPO?
Me gusta mucho. Espero que siga adelante. Juan Medina Gozalo



La historia es vida, artículo anterior Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Villancico de Pedro Andrés Arranz, siguiente artículo de este número