Bosnia i Herzegovina

BOSNIA I HERZEGOVINA



En Bosnia hay destinados en zona de operaciones unos 120 Guardias Civiles, divididos en 4 contingentes, los cuales cada uno trabaja en un cometido distinto y para lo cual tienen que reunir unas determinadas condiciones. Hay un contingente llamado I.P.T.F. (Internacional Police Tasf Fort), que hablan en inglés y se dedican al control, enseñanza y formación de la policía de Bosnia. Otro contingente esta en el Cuartel General en Sarajevo, también hablan en inglés, vigilando el interior del mismo y como Policía Militar. Otro esta en Dracevo y Medojkorge, solamente hablan español y están bajo las ordenes de la Brigada española. Y el otro contingente (donde me encontraba yo) esta en Mostar a las ordenes del General de División francés y por consiguiente el idioma que se utilizaba es el francés.

Hace tiempo, cuando salieron vacantes o plazas para ir a Bosnia, pensé que nunca iría allí, no por miedo de que me ocurriera algo, sino por la familia (esposa, hija, padres...), pero más tarde decidí echar la solicitud voluntaria. Por un lado, para ayudar a esas personas (sobre todo niños y personas mayores) que lo estaban pasando muy mal., según se podía ver en TV y leer en la prensa; y por otro, ayudar con mi granito de arena para que se acabara la guerra, tanto en ese país como en muchos otros.

El proceso de selección se realiza en Madrid. La convocatoria que solicité, se presentaron cerca de 4.000 solicitudes, de las cuales sólo nos eligieron a 15 y cada uno tiene que reunir unas condiciones, siendo la principal el conocimiento de idiomas (francés o inglés). En mi caso particular, aparte del idioma francés (que en la actualidad estoy cursando estudios en la escuela oficial de idiomas), estoy estudiando también Derecho, cursillos sobre Código Penal, "el Estado frente al terrorismo" y otros de menor importancia, lo que influyó para mi selección.

Como dato orientativo y para situarse en el lugar, hay que decir que Bosnia i Herzegovina tiene una superficie de 51.129 Km2, aproximadamente el 20% de la antigua Yugoslavia. Es una región esencialmente montañosa, con alturas que sobrepasan los 2.000 metros (Mostar esta a 47 metros sobre el nivel del mar) y con dos zonas climáticas bien distintas: la mediterránea al sur y la continental al norte. Los ríos más importantes son el Sava y el Neretva ( que significa "esmeralda") que divide Mostar en dos. La población previa al conflicto era de unos 4,5 millones de habitantes, de los cuales el 44% era de origen musulmán, el 32% serbio y el 18% croata. Las ciudades más importantes son Sarajevo (capital del país), Mostar, Zenica, Tuzla, Bihac y Banjaluka.

Su religión mayoritaria es la islámica (principalmente "sauní"), seguida por los bosniacos; la ortodoxa, seguida por los serbios; y la católica seguida por los croatas. Debido a sus características étnicas, en la actualidad existen tres idiomas diferentes: el bosnio (variación del croata), el serbio y el croata.

Económicamente no esta muy desarrollada, viviendo gran parte de la población de la agricultura: tabaco, vid, cereales, arboles frutales (generalmente ciruelos) y patatas. Dispone de una gran riqueza minera, principalmente aluminio y carbón. Pero su principal riqueza son los bosques de haya y roble, los cuales ocupan el 40% del territorio y la producción de energía el6ctrica en sus principales ríos. También tiene ganado lanar, caprino, caballar y ovino, pero es muy escasa.

La moneda en Bosnia de uso general es el marco alemán, aunque cada etnia tiene su propia moneda. Así, los bosnio croatas utilizan la "kuna" croata, que se divide en 100 lipas, siendo el valor de la kuna de 24 pesetas. Los bosniacos utilizan el "dinar" bosnio (100 dinares = 85 pesetas) y los bosnios serbios utilizan el "dinar" yugoslavo.

Deciros, que para el control de Bosnia, se dividió el país en tres Divisiones Multinacionales: Norte, formada por E.E.U.U., Noruega y Rusia. Sur-Oeste, formada por Reino Unido, Holanda, Rep. Checa, Malasia y Canada. Sur-Este, formada por España, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Ucrania, Egipto y Marruecos.

La base donde me encontraba, esta situada en el aeropuerto de Mostar-Ortijes, donde tiene su sede la División Multinacional Sur-este (DMNSE) al mando de un General francés. Estábamos integrados en la Compañía Multinacional de Policía Militar, formada por la Gendarmería francesa, los Carabinieros Paracaidistas y los 15 miembros de la Guardia Civil, la cual estaba al mando de un Capitán de la Gendarmería francesa.

La zona de responsabilidad era 2/3 partes de la División, es decir la zona sur de Bosnia. Esta zona de responsabilidad se dividió en 3 sectores (serbio, croata y bosniaco), coincidiendo con la población que residía en esas zonas. Personalmente, yo trabajaba en el sector bosniaco o musulmán. Este sector comprendía desde Mostar hacia el norte (Sarajevo) y es la zona más desbastada por la acción de la guerra, ya que fueron los lugares donde se desarrollaron las luchas más fuertes.

El trabajo realizado por el Ejercito es diferente al realizado por la Guardia Civil. La función principal de la Guardia Civil, consistía en formar una patrulla compuesta por un Gendarme, un Carabinero, un Guardia Civil y una interprete local (la cual traduce del serbo-croata al francés) para realizar diversas entrevistas con personalidades a lo largo del día: con Alcaldes, con Alcaldes de barrio, directores de colegios, directores de fabricas, de empresas, responsables de campos de refugiados, inspección de Cuarteles de los tres Ejércitos (personal, material, armamento), observación del reparto de ayuda humanitaria, visita de hospitales, etc...

En dichas charlas se comentaban los problemas actuales que tenían, tanto, a nivel económico, organización, cobro de sus respectivos salarios, planes, misiones y ordenes, o mejor dicho, directrices de la Comunidad Internacional, retirada de armas, sentimientos de la población hacia los criminales de guerra, la posible existencia de grupos mafiosos, retorno de refugiados y desplazados, distribución de una nueva de matrícula para todos los vehículos, la posible llegada de refugiados de Kosovo, elecciones municipales (se desarrollaran en septiembre), etc...

La jornada de un día normal, comenzaba a las 8 de la mañana, donde nos reuníamos todo el personal que iba a realizar el servicio para tratar el trabajo que se iba a desarrollar durante todo el día (localidades que se iba a visitar, personas con quien hablar, qué hablar y temas o noticias que nos interesaba conocer). Sobre las 8,15 horas comenzaba el servicio, se recogía a la interprete y a realizar cada uno su cometido. Deciros que cada día era una sorpresa o por decirlo de otra forma, cada día se veían nuevas atrocidades de la guerra.

En las visitas efectuadas a los hospitales, se observaba una gran diferencia en cuanto a las instalaciones, edificios, sanidad de los mismos, condiciones de los quirófanos (mejor dicho, de la sala donde operaban), entre los hospitales de las diferentes etnias, estando mejor equipados los bosnio croatas que los bosniacos o musulmanes y con mucha diferencia con los bosnios serbios. Estos últimos, en caso de urgencia o necesidad, trasladaban a los enfermos a hospitales de la República Federal Yugoslava (no querían trasladarles a hospitales bosniacos o bosnio croatas, para no mezclarse con ellos). Normalmente muchas madres, llevaban a sus hijos a los médicos españoles y así de esta forma recibían las medicinas en la misma base militar y no tenían que comprarlas o esperar al reparto de ayuda médica.

En la base de Mostar, existían dos hospitales de campaña (francés y alemán) con todo el material necesario para cualquier intervención (desde sacar una muela hasta una operación delicada); en estos hospitales y previa petición se desarrollaron gran cantidad de operaciones y consultas de las personas que no tenían medios económicos o que en sus hospitales no era posible realizar la intervención. Un hecho que me impactó mucho, fue la muerte de un recién nacido. Una mujer bosniaca dio a luz en el hospital de Mostar pero de la zona croata, durante el parto tuvo problemas (mal atendida) y el bebe nació con la necesidad de suministrarle una medicina específica, la cual costaba unas 7.000 pesetas y como la familia no tenía dinero y no era de la misma etnia, pues no la suministraron, dándoles el alta médica a las dos horas de haberse producido el parto ( no tenían derecho a cama, ni a asistencia médica por el motivo de la etnia). De este hecho fuimos informados esa mañana (después de 10 horas del parto) y aunque se actúo con rapidez, trasladando a un médico español al domicilio de la parturienta, el bebe acababa de morir. Todo por ser de distinta etnia y carecer de dinero, ya que si hubiese sido croata se la hubiesen administrado gratuitamente en el hospital.

A partir de ese día se intentó visitar con más frecuencia los hospitales y prueba de ello y tras numerosos contactos con médicos españoles (militares y civiles), tanto en Bosnia como en España, se consiguieron 4.000 vacunas ([polio, tetanos, difteria, etc...), las cuales fueron suministradas con mucha rapidez, incluso se llevaron en helicóptero a poblaciones montañosas.

CONTINUARÁ EL PRÓXIMO NÚMERO



Historia de la orquesta azul, artículo anterior de este número Ir a las portadas de los periódicos 101 al 110 Ayuntamiento, siguiente artículo de este número