El descendimiento de la cruz

eL DESCENDIMIENTO DE LA CRUZ





El descendimiento de Cristo


Cristo ha rendido su espíritu, el soldado le ha atravesado el costado con la lanza. Después de eso, josé de Arimatea, que era discípulo de Jesús, si bien ocultamente por temor a los judíos, pidió a Pilato poder llevarse el cuerpo de Jesús, y Pilato se lo permitió. Vino, pues, y quitó su cuerpo de la cruz. Nicodemo, el que primeramente se había presentado a Él de noche, vino también.

Nada más natural que el imaginar una pausa entre el descenso del cuerpo desde la cruz y el entierro en la tumba: una pausa en la que a todos les vuelve a asaltar el dolor al contemplar el cuerpo del Señor tendido en las rodillas de su madre. Lógico es, pues, que las lamentaciones ante el cuerpo inerte de Cristo hayan sido temaa favoríto de los pintores durante siglos, con José de Arimatea y Nicodemo y la Madre de Cristo en torno.

Retablo de San Lorenzo                                              Descendimiento de la cruz en el Retablo Mayor